¿Todo el mundo es capaz de cuidar a personas mayores?

Si un miembro de tu familia de la tercera edad necesita estar acompañado, porque está impedido físicamente o porque necesita cuidados especiales, es importante que sepas que no todo el mundo está preparado para cuidar a personas mayores. Muchas personas se ofrecen para realizar este trabajo porque necesitan dinero, pero quizás no cuentan con los requisitos y el conocimiento necesario para llevarlo a cabo de forma adecuada.

¿Qué necesita tener esa persona?

  • Lo primero que necesita es ser una persona empática, que pueda ponerse en el lugar de tu familiar. Esta es una excelente manera de empezar a conocerse mutuamente y entender en qué situación se encuentra exactamente.
  • Lo segundo, que también va acompañado de lo primero, es la paciencia. No todo el mundo es capaz de tener la paciencia suficiente para cuidar a personas mayores, saber en qué momento necesita más atención, más descanso, más ayuda…
  • Tener un trato empático y humano, que le haga sentirse bien y con la confianza suficiente para pedir ayuda o explicar qué necesita en cada momento
  • Tener experiencia en el cuidado a personas mayores es importante para que el trabajador pueda desarrollarse cómodamente en cualquier tipo de situación que se le presente
  • Deben ser personas con un alto sentido del altruismo, empáticos, dulces y con actitud positiva, para llevar mejor los malos días del paciente.
  • La formación también ayuda. Las empleadas del hogar que ya han trabajado con personas mayores se enfrentan a este trabajo de una forma más segura y pueden proporcionar más herramientas de ayuda al paciente
  • Una persona en la que puedas confiar. Debe ser una persona clara y transparente que transmita confianza a la persona mayor y a sus familiares
  • Algunas personas que cuidan a personas mayores y trabajan de forma autónoma, no cuentan con tantas seguridades laborales ni pueden presentar tantas garantías, como las que trabajan para una empresa especializada como la nuestra.
  • Una persona capaz de cuidar a personas mayores necesita sentir que es un trabajo vocacional, que requiere de esfuerzo, perseverancia y constancia, pero que recibe unas recompensas inmensas cuando observa el bienestar que proporciona a su cliente
  • Debe de ser una persona que sea capaz de explicar claramente cómo se encuentra el paciente, si necesita alguna cosa, si ha visto algún síntoma extraño, etc. Esta premisa es imprescindible para que la familia confíe en la asistenta.
  • Inteligencia emocional. Entender qué le pasa a esa persona, saber cómo sobrellevar sus malos momentos, cómo animarlo mediante herramientas y habilidades que puedan ayudarlo de forma efectiva.
  • Fuerte psíquica y físicamente; Además de ayudarle en una buena salud mental, es importante que la empleada del hogar sea capaz de ayudarle a realizar movimientos o desplazamientos físicos, por lo que deberá mantenerse en forma.

Como hemos podido comprobar, cuidar a personas mayores no es una tarea fácil que puede hacer cualquier persona. En HPS podrás encontrar personas especializadas que cuentan con todas estas virtudes y con suficiente experiencia, para poder desarrollar un servicio de ayuda profesional con todas las garantías.