Servicio de limpieza para personas de la tercera edad

La situación más común en la que una persona de la tercera edad necesita un servicio de atención y de limpieza a domicilio es cuando se queda viuda, o bien porque no puede disponer de la ayuda de sus familiares, tienen movilidad reducida o bien porque tiene agotamiento físico, entre otras posibles causas.

Sea el motivo que sea, en muchas ocasiones, las personas de la tercera edad necesitan un servicio de limpieza a domicilio además de un cuidador que realice una atención y un acompañamiento personalizado, para que puedan llevar un día a día más cómodo y adaptado a su salud física, que les permita disfrutar de su vida de una forma cómoda y sin complicaciones.

En cuanto a los servicios de limpieza a domicilio, no tienen porqué referirse sólo a la limpieza y el mantenimiento de la vivienda, sino que también existen otro tipo de servicios de atención a las personas de la tercera edad mucho más completos e integrales, con los que los clientes disponen de un ayudante y de un acompañante en su día a día, como el que ofrecemos en nosotros. En HPS existen servicios de atención doméstica y acompañamiento que pueden incluir, por ejemplo, acompañar al cliente a realizar gestiones en el banco, ir al médico, hacer la compra, la comida, dar un paseo, etc. Un servicio global que permite a las personas disfrutar de una ayuda real en su vida, sentirse más acompañados y vivir de una manera mucho más confortable.

Además, en Home Personal Services, también puedes encontrar un servicio complementario como es la asistencia sanitaria. Esto quiere decir que una enfermera se desplaza al domicilio del cliente para hacer un control preventivo y un mantenimiento de la salud de forma periódica, para realizar los cuidados pertinentes. Es una gran ayuda para el cliente, porque puede darle consejos y pautas para mejorar su salud además de ser un factor de tranquilidad y ayuda para los familiares que reciben un seguimiento médico de esa persona.

Grandes ventajas para los familiares

Contratar un cuidador para que atienda a una persona de la tercera edad también puede suponer grandes ventajas para los familiares, que pueden disponer de más libertad personal sintiéndose tranquilos de que esa persona está bien atendida y bien acompañada. Aporta calma y confianza tanto a la persona mayor como a sus familiares, porque es una empleada del hogar que realiza la limpieza a domicilio de la vivienda y le acompaña en las tareas de su día a día, para que el cliente no tenga que hacer aquello que no puede y vaya siempre acompañado por lo que pueda pasar, ya que podrán avisar rápidamente a sus familiares y llevarlo al médico si fuese necesario.