¿Se vive la vejez de la misma forma en todas las culturas?

La vejez puede verse y vivirse de muchos modos, dependiendo del enfoque por el que miremos. Desde HPS, como expertos en el servicio doméstico de personas de la tercera edad, nos ha parecido muy interesante conocer cómo viven la vejez en otras culturas y también conocer cómo se ha entendido la vejez en las distintas épocas de la sociedad occidental.

La vejez en los distintos momentos de la historia

Prehistoria; Las tribus se originaron para aumentar la supervivencia de las personas, cuidándose entre ellas y avisándose de los peligros cercanos. La esperanza de vida era muy corta porque debían luchar, cazar y exponerse a enfermedades diariamente, por lo que no había demasiadas personas ancianas. Las personas más mayores eran consideradas personas de éxito, casi seres sobre naturales, concebidas con la esencia de la sabiduría y con capacidades para hablar con los espíritus, adivinar el futuro, curar enfermedades… La tribu los consideraba como los expertos de su grupo, porque habían sobrevivido a muchas calamidades y estaban muy bien cuidados y protegidos.

En la Antigua Grecia, los hombres que sobrepasaban los 60 años eran relevados del ejército y se ocupaban de mantener el orden, obteniendo una categoría muy poderosa, para obtener el respeto de los más jóvenes, aunque con la llegada de los cánones de belleza a Atenas, la vejez obtuvo miradas más peyorativas.

En el Imperio Romano el poder estaba concentrado en el Senado, que estaba formado por las personas más mayores, los cuales se ocupaban de administrar la justicia y las relaciones diplomáticas. Contaban con grandes privilegios y eran considerados sabios y virtuosos. Aunque con el tiempo, pasaron a formar parte de un sector más débil o peor visto.

En la Edad Media y el Renacimiento la vejez se percibía como una etapa oscura, ya que se veía como la etapa previa a la muerte. Durante el Renacimiento se revalorizó el poder de la juventud y la belleza como ideal de perfección y se produjo, de nuevo, un nuevo rechazo a todo lo que era considerado viejo.

Durante la Edad moderna y contemporánea, mediante la industrialización y el retroceso de las grandes enfermedades mediante las vacunas y los antibióticos, generó un gran cambio en la sociedad, alargando considerablemente la media de vida de las personas. A finales del s. XIX empezaron a aparecer las primeras corrientes filosóficas que no rechazaban la vejez si no que proponían métodos de cuidado para las personas mayores, mediante la creación de la geriatría y la gerontología. A partir de estos conocimientos surge el servicio doméstico para personas mayores, una alternativa para todas las personas mayores que necesiten disponer de una ayuda profesional a domicilio. Con el servicio doméstico pueden obtener un mayor bienestar y calidad de vida, pudiendo conseguir la mayor autonomía posible en su día a día.

En otras culturas

En los países orientales los ancianos están muy respetados y venerados, de hecho en Japón los jóvenes aprenden desde muy pequeños a valorar la experiencia y los conocimientos de sus mayores.

En la India el respeto a los ancianos es uno de los pilares de su cultura y las personas más jóvenes les piden su opinión y aprobación. En muchos casos, se arrodillan ante sus mayores para tocar sus pies como símbolo de respeto.

En los países musulmanes el cuidado de las personas mayores se considera un honor y una oportunidad para crecer espiritualmente y lo entienden como la forma de agradecer el cuidado que hicieron sus padres con ellos cuando eran pequeños.

Como especialistas en el servicio doméstico queremos fomentar la positividad y el envejecimiento activo de todas las personas, porque no se trata de una etapa triste si no de una etapa de nuestra vida en la que contamos con mucha experiencia, sabiduría, serenidad, generosidad y fortaleza interior.