¿Qué es la demencia y cómo puede detectarse a tiempo?

La demencia es un síndrome que genera un deterioro en la memoria, el comportamiento, el intelecto y en la capacidad de una persona para realizar su día a día. Pero debes saber que no se trata de una consecuencia inevitable y normal al llegar al envejecimiento, sino que puede prevenirse. La demencia está considerada, según la OMS, una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores de todo el mundo, que tienen la necesidad de disponer de un servicio doméstico para poder llevar a cabo su día a día con normalidad.

El Alzheimer es la forma más popular en la que conocemos la demencia, porque son muchas las personas que sufren esta dura enfermedad. Está claro que hay factores genéticos que influyen directamente en la predisposición de las personas para sufrir algunas enfermedades, pero nuestro trabajo previo a través de nuestro cuerpo y nuestra mente puede ayudar mucho.

¿Cómo detectar la demencia?

La demencia afecta de forma distinta a las personas, dependiendo de muchos factores (genéticos, lesiones, edad…) Pero existen algunos síntomas que pueden indicar que existen principios de demencia y se pueden clasificar en tres etapas:

Etapa temprana

  • Tendencia al olvido
  • Pérdida de la noción del tiempo
  • Desubicación espacial, aún estando en lugares conocidos

Etapa intermedia

  • Olvidan acontecimientos recientes y nombres de personas
  • Se encuentran desubicadas en su propio hogar
  • Tienen dificultades para comunicarse
  • Empiezan a necesitar ayuda con el aseo y el cuidado personal
  • Tienen cambios de comportamiento o repiten las mismas preguntas

Etapa tardía

  • La desubicación en el tiempo y el espacio es mayor
  • No reconocen a algunos familiares y amigos
  • Necesidad de ayuda para llevar una vida normal
  • Dificultades para caminar
  • Pueden tener cambios de comportamiento repentino

Actualmente no existe ningún tratamiento definitivo para curar la demencia o revertir su evolución, pero tenemos en nuestras manos muchas formas de prevenirla o bien reducir al máximo las posibilidades de que aparezca:

  • Fijarnos bien en los síntomas para poder diagnosticar la enfermedad lo antes posible
  • Mantener rutinas de ejercicio físico
  • Tener activa nuestra mente, para tenerla activa y despierta
  • Tener momentos de bienestar personal que permitan huir del estrés y de las preocupaciones
  • Llevar una alimentación saludable y equilibrada
  • Evitar el alcohol y el tabaco
  • Controlar el peso para no tener obesidad
  • Mantener la tensión arterial a raya
  • Evitar el colesterol y controlar los niveles de glucosa en sangre

La mayoría de los cuidadores de personas mayores con demencia son familiares, pero en muchos casos estos no pueden hacerse cargo por el trabajo o por sus condiciones, por lo que resulta realmente interesante contar con la opción de contratar un servicio doméstico profesional a domicilio. En este caso, es una empleada doméstica la que se desplaza a la vivienda de la persona de la tercera edad, para realizar una atención domiciliaria y un cuidado asistencial a través del servicio doméstico con el que logran mejorar el bienestar y la calidad de vida de esa persona.

Si estás interesado en contratar un servicio doméstico contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.