¿Qué es importante al cuidar a personas mayores?

Cuidar a personas mayores es nuestra especialidad y, por eso, desde Home Personal Services queremos daros algunos consejos sobre cuál es la mejor manera de hacerlo, tal y como llevamos a cabo en nuestro servicio doméstico a domicilio. Contamos con un equipo de cuidadoras especializadas en el cuidado asistencial de personas de la tercera edad, con el que conseguimos mejorar la calidad de vida de muchas personas cada día.

Cuidar a personas mayores es una gran responsabilidad y requiere de tiempo y dedicación, de modo que si crees que no lo tienes o no te ves preparado para encarar esta situación, pero quieres asegurarte de que contará con la mejor ayuda profesional posible, no dudes en contactar con nosotros.

¿Qué tenemos en cuenta?

Lo primero que debemos tener en cuenta es la situación personal en la que se encuentra, es decir, hacer un diagnóstico de sus necesidades especiales, para poder afrontar la situación de la forma más adecuada posible. Para cuidar a personas mayores es imprescindible contar con todas las herramientas y conocimientos específicos para cada situación, como puede ser accesorios que fomenten la autonomía y que faciliten o automaticen algunos de sus movimientos, etc.

Otro factor importante es saber si necesita de un seguimiento médico, es decir, una revisión médica de atención primaria que pueda complementarse con este servicio doméstico, para asegurarnos de que mantiene buena salud, como puede ser el control del colesterol, el azúcar en sangre, la presión, curar llagas o heridas, la orientación… En HPS ofrecemos el servicio geriátrico, para revisar todo este tipo de medidas, siempre de la mano de una enfermera profesional, para evitar también los continuos desplazamientos a centros médicos de aquellas personas con movilidad reducida.

La rutina y los horarios son realmente importantes para salud mental y física en el momento de cuidar a personas mayores, ya que, si van a dormir tarde y se levantan tarde cada día, pueden sentirse más débiles, con menos ganas y menos fuerzas, de peor humor, más dolores, etc. El hecho de saber a qué hora se levantan, cuándo comen, cuándo salen a pasear, cuándo realizan el baño y tener el día programado, les hace sentirse mejor, más activos y fuertes. Son pequeños gestos que consiguen que estas personas se sientan mejor y con más ganas de hacer cosas en su día a día, además de estar acompañadas por una cuidadora profesional siempre que lo necesiten.

El contacto frecuente con la familia es vital, ya que para ellos es lo más importante y sentir que están cerca, ya sea por teléfono o con visitas presenciales, será realmente importante para su bienestar, sobre todo lo que se refiere a la parte afectiva y emocional. Es muy importante que se sientan arropados y queridos en todo momento, para no tener la sensación de que han caído en el olvido.