¿Por qué las personas mayores deben cuidar su piel?

Aunque creamos que cuidar de nuestra piel es mucho más efectivo durante nuestra juventud, no es cierto. Porque como especialistas en servicio doméstico en Barcelona podemos garantizarte que tanto las personas adultas como las personas de la tercera edad deben cuidar de su piel siempre y cada vez de forma más constante e intensa.

Con la edad, la piel se torna más frágil y la epidermis, la capa más externa de nuestra piel, va perdiendo elasticidad, firmeza, grosor, colágeno y grasa. Esto hace que la piel se vuelva débil, transparente y vulnerable. Es por este motivo que las personas mayores, tal como hemos podido comprobar en nuestro servicio doméstico en Barcelona, son más propensas a tener moratones o marcas en su piel, dado que es más fina y también influye que los vasos sanguíneos se debilitan y el tejido adiposo también disminuye. Con la edad, la piel también tarda más en curar heridas, ya que las células se regeneran más lentamente y está también afectada por la exposición solar que ha ido acumulando a lo largo de todos estos años.

¿Qué aconsejamos?

Como especialistas en el cuidado asistencial a personas mayores, a través de nuestro servicio doméstico en Barcelona, aconsejamos seguir una serie de buenas prácticas que ayudarán muchísimo para cuidar la piel de nuestros mayores de la forma más natural y  efectiva posible.

  • Beber mucha agua: Al menos un litro y medio de agua al día para mantener hidratada la piel. También pueden ingerir líquidos con infusiones si es más apetecible ahora que llegan los meses más fríos del año.
  • Hidratarse después del baño; Es bueno utilizar champús y gel neutro y suave, que respeten el pH de la piel y no retiren la protección natural. Después del baño es importante aplicar una loción hidratante, especialmente en aquellas zonas que se secan con mayor facilidad, como pueden ser los codos, piel, manos o rodillas. Optar siempre por cremas naturalmente hidratantes, sin químicos. Durante el baño es importante no poner el agua demasiado caliente, para que no reseque aún más la piel.
  • Tener un envejecimiento activo ayuda muchísimo, porque puedes dar paseos al aire libre, moverte, activarte y esto también tiene muchos beneficios en el organismo y sobre la piel.
  • Usar un bálsamo labial, para no tener los labios agrietados y resecos y protegerlos del frío y del sol. Puedes optar por cacaos que se compongan de mantecas o aceites vegetales, como la manteca de karité.
  • Protección solar. Independientemente de si es invierno o verano es importante utilizar siempre protección solar, para que la piel cuente con una capa protectora y no se reseque.
  • Seguir una alimentación saludable rica en verduras, grasas saludables, minerales, vitaminas, fruta, frutos secos, pescado, legumbres…
  • Usar un humidificador. Es recomendable colocarlo en el dormitorio para obtener la humedad necesaria en el aire y evitar que la piel se reseque demasiado.

Otras recomendaciones generales

Como especialistas en el servicio doméstico en Barcelona recomendamos evitar estar mucho tiempo en la cama en la misma posición, para evitar la formación de úlceras, evitar las saunas o los salones de bronceado, revisar de forma frecuente el estado de la piel e ir al dermatólogo.