¿Por qué es importante el ejercicio físico para las personas con movilidad reducida?

Para cuidar a personas con movilidad reducida es importante reparar en la necesidad del ejercicio físico y sobre todo durante este periodo de confinamiento. Aunque no tengan una movilidad completa pueden hacer muchos tipos de ejercicios, que además son necesarios para mantener una buena salud física y evitar dolores articulares o musculares, así como corregir su postura, para obtener la mayor fuerza y resistencia en las partes del cuerpo que no están afectadas de esta discapacidad.

Grandes e importantes beneficios

Como especialistas en cuidar personas con movilidad reducida podemos asegurarte que el ejercicio físico puede suponer un factor clave en la calidad de vida de estas personas, de modo que más que una recomendación es una rutina más de su día a día.

Las personas que están en una silla de ruedas necesitan del ejercicio físico y de los estiramientos para obtener una mayor calidad de vida, ya que cuanto más fuerte y resistente sean sus brazos, cuello y tronco, mayor autonomía y movilidad van a conseguir en su día a día.

Gracias al ejercicio, las personas en silla de ruedas conseguirán unos músculos más tonificados, mejor forma física y un estado de salud óptimo. Podrán controlar más fácilmente su peso y moverse de una forma más ágil y flexible, teniendo una mayor fuerza muscular y una mayor conciencia corporal.

A nivel físico, va a mejorar también su circulación sanguínea, la postura y la estabilidad de la columna vertebral, así como en la zona lumbar, consiguiendo tener una mejor salud en cuello, hombros y espalda, que son las zonas que más sufren durante el día a día. Pero si se mantienen fuertes habrá menos dolores y menos posibilidades de lesión.

Como especialistas en cuidar a personas con movilidad reducida no podemos dejar de hablar de uno de los grandes beneficios del ejercicio físico para estas personas, como es la liberación de endorfinas, estas hormonas que generan una gran sensación de libertad y bienestar y que ayudan a subir el ánimo y sentirnos más activos, factores imprescindibles para seguir adelante y evitar todo el estrés posible o prevenir enfermedades como la depresión.

El hecho de que las personas en silla de ruedas hagan deporte les permite sentirse más realizados, hacer cosas por sí mismos, tener objetivos e ilusiones y desenvolverse de una forma mucho más autónoma. Esto se traduce en un aumento de confianza en uno mismo y en tomar una actitud lo más positiva posible ante la vida.

Cuidado adicional

Si durante el día a día estas personas requieren de una ayuda para el aseo, para la movilidad o para aquello que les resulte más complejo, desde HPS prestamos un servicio doméstico para cuidar de personas con movilidad reducida, para poder formar parte de este proceso y conseguir que su calidad de vida sea la máxima posible.