Pérdida del apetito, un problema muy común en las personas mayores

Hoy queremos abordar un tema que preocupa a muchas familias y es la pérdida de apetito en las personas mayores. Un hecho que se produce frecuentemente y que muchas veces es una señal de alarma, pero muchas otras sólo indica un síntoma natural del proceso de envejecimiento.

Una cuidadora de ancianos como las que trabajan para nosotros, en HPS, sabe perfectamente que en la tercera edad aparecen muchos cambios físicos y mentales y uno de ellos es la pérdida de apetito. En muchos casos es debido a que las personas mayores de 80 años presentan alteraciones en su alimentación, porque la actividad física se reduce mucho y las necesidades energéticas del cuerpo y eso se traduce, inevitablemente, en la ingesta de alimentos. Aunque no todas las personas de la tercera edad lo notan de la misma manera y tampoco tiene que venir dado por una única causa, si no que puede tratarse de un síntoma que refleje la aparición de una nueva enfermedad.

El hecho de contar con los servicios profesionales de una cuidadora de ancianos puede ayudar a muchas personas mayores a llevar unos buenos hábitos alimenticios, porque hay alguien que está pendiente de ellos y se ocupa de proporcionarle una dieta equilibrada y adaptada a sus necesidades.

Teniendo en cuenta que el envejecimiento hace que perdamos propiedades en el gusto y el olfato, es necesario adoptar medidas y consejos prácticos para conseguir que las personas mayores recuperen el apetito o bien que ingieran la cantidad de alimentos que necesitan para mantenerse en un estado saludable.

¿Cómo motivar el apetito de nuestros mayores?

Una cuidadora de ancianos puede solucionar este problema, porque sabe a lo que se enfrenta y porque puede realizar un seguimiento más continuado que cualquier familiar del anciano, que no puede estar presente durante todo el día. Por eso es interesante contar con la ayuda de una empresa especializada en la asistencia y el cuidado de personas mayores como HPS.

Para motivar a nuestros mayores a recuperar el apetito, aquí os damos algunos consejos prácticos:

  • Lo más recomendable es que coman poca cantidad pero de forma frecuente, de cinco a seis comidas diarias.
  • Prestar atención a sus gustos. Si decides contratar una cuidadora de ancianos podrá ayudarte con todo este tipo de tareas, para conseguir crear unas rutinas saludables en su alimentación, para conseguir una dieta nutritiva, equilibrada y personalizada.
  • Si se incluyen alimentos que le aporten energía y variedad de nutrientes le permitirá alimentarse de una forma fácil y equilibrada. Una opción puede ser un tentempié de yogur natural con fruta fresca, un jugo de verdura y fruta, añadir especias a la comida para que resulte más sabrosa y apetecible, etc.
  • También pueden completarse las comidas con una bebida nutritiva, que aporte vitaminas, minerales y/o proteínas, para que ingiera la cantidad que necesita de todos estos elementos
  • Es conveniente que no abusen de la fibra, porque es muy saciante y fomentará la falta de apetito.
  • Otra recomendación es que se hidraten después de las comidas, porque si lo hacen durante las comidas se sentirán llenos rápidamente.
  • La temperatura de los alimentos deberá ser templada, porque su estómago lo tolerará mejor que si está muy fría o muy caliente.
  • Adapta las cocciones, sabores y texturas a sus limitaciones a la hora de tragar o masticar

Si necesitas disponer de una cuidadora de ancianos, en HPS estaremos encantados de ayudarte a encontrar la persona ideal.