¿La temperatura corporal varía en función de nuestra edad?

La temperatura de nuestro cuerpo oscila entre los 36,5 y los 37,2 grados, dependiendo de cada persona, pero en la tercera edad la temperatura corporal desciende de forma considerable, bajando unos cuantos grados y se mueve entre los 33,5 y los 35 grados.

A medida que nos hacemos mayores los cambios en el cuerpo cada vez se notan más, porque la piel se adelgaza, tiene una mayor flacidez y el sistema que se ocupa de controlar y regular la temperatura corporal es menos eficiente. Algunas enfermedades como la demencia pueden fomentar los cambios bruscos de temperatura en personas mayores.

Esto quiere decir que las personas mayores deben prestar especial atención a su temperatura, porque tienen mayor riesgo de sufrir una hipertermia o una hipotermia. Un cambio repentino de temperatura en el cuerpo de una persona de la tercera edad puede ocasionar hasta la muerte. Las personas mayores que viven con empleadas domésticas en Sabadell, gozan de una mayor ventaja, porque son personas especializadas en el cuidado asistencial, ya que saben cómo ayudarles a regular la temperatura corporal y cómo actuar en caso de producirse una subida o bajada excesiva de la misma.

Diferencia entre hipotermia e hipertermia

Hipertermia es una temperatura corporal muy alta, cuando asciende a 38 grados. Esto puede deberse a cambios físicos, climáticos, cambios de comportamiento, etc. Algunos síntomas de la hipertermia son la piel seca, el mal humor, los cambios en las pulsaciones, confusión, estrés, etc.

Hipotermia, en cambio, es cuando la temperatura corporal de una persona se encuentra por debajo de los límites y cae por debajo de los 35 grados. Una hipotermia provoca la dificultad de los movimientos, se pierde la capacidad para regular la temperatura del cuerpo y puede crear confusión mental. En los casos más extremos puede provocar el fallo de determinados órganos.

El mecanismo termorregulador de los seres humanos se va modificando con el paso de los años y eso quiere decir que nuestros mayores se exponen a este tipo de descensos de temperatura, por lo que es más que recomendable contar con la ayuda de empleadas domésticas en Sabadell.

Evita los golpes de calor

Ahora que llegan los meses más calurosos de año es importante que nuestros mayores tengan en cuenta algunos consejos, para evitar un golpe de calor. Los cuidadores o empleadas domésticas en Sabadell de HPS saben cómo evitar cuadros de hipertermia, procurando llevar a cabo ciertas medidas preventivas como estas con las personas mayores que lo necesiten.

  • La hidratación es básica para que el cuerpo reciba el líquido y no se deshidrate. Se recomienda beber un mínimo de 1,5 litros de agua diarios.
  • Que la persona mayor lleve una ropa fresca y cómoda, evitando pasear durante las horas de más calor y siempre por la sombra.
  • Llevar gorro, gafas y protector solar
  • Mantener la casa en una temperatura agradable y fresca, ni frío ni calor. Lo ideal es entre 19 y 22 grados
  • Comer comida y fruta fresca, para nutrir al cuerpo con vitaminas y alimentos que refresquen y sean ligeros y fáciles de digerir.

Sigue estos fáciles consejos y disfruta del verano de una forma más segura, gracias a la ayuda profesional de nuestras empleadas domésticas en Sabadell.