La lectura aporta muchos beneficios en la tercera edad

La lectura es uno de esos placeres que pueden disfrutarse a cualquier edad, pero sin duda durante la tercera edad adquiere un papel protagonista, ya que proporciona muchos beneficios en el día a día, consiguiendo mantener su mente activa. Como empresa especializada en el servicio doméstico de atención a personas mayores, queremos fomentar todos aquellos hábitos que proporcionan un envejecimiento activo.

Una fuente de estimulación mental

La lectura es una gran fuente de estimulación mental, porque protege el cerebro fomentando la concentración, la memoria y la imaginación. Además de aportar nuevos conocimientos y construir una mente más abierta.

Como especialistas en el servicio doméstico, sabemos que las personas aficionadas a la lectura se sienten más felices y más receptivas ante todo lo que les pasa. La lectura empieza en los ojos, percibiendo las letras, después esta información pasa a las regiones del cerebro que interpretan el significado del conjunto de letras, palabras y frases, que corresponde a la parte izquierda de nuestro cerebro.

Leer proporciona un mayor bienestar mental a las personas mayores, activando muchas partes de su cerebro y dejando aflorar los sentimientos que le transmite el texto e imaginando cómo será la historia o los personajes que se describen en él. También es muy importante el proceso de identificación de personas, paisajes u objetos que necesita hacer la mente durante la lectura así como la comprensión lectora, que requiere de concentración para seguir la historia y para meterse de lleno en la narración.

La lectura refuerza la memoria, ya que al producirnos emociones nos permite estimularla y tener más presentes los recuerdos. Y también aumenta la empatía, porque si las personas de la tercera edad leen diversos géneros literarios incrementa su capacidad de entender otras maneras de ver la vida. Nos ponemos en el lugar de otras personas que piensan distinto a nosotros y esto se aplica en nuestro día a día.

Es una buena manera de liberar tensiones y estrés, metiéndonos de lleno en una historia que nada tiene que ver con nuestra vida y que puede hacernos desconectar, aprender, reír, llorar… Es una forma divertida y útil para mantener nuestra mente ocupada.

Las personas mayores que leen se sienten menos solas, porque la historia les absorbe y sienten que están cerca de esos personajes, pensando en su historia en cómo será su desenlace, en qué pasará en el próximo capítulo, etc.

Ayuda a conciliar el sueño. En la tercera edad es más común que cueste dormir o que se duerman menos horas, por lo que es imprescindible que sea un sueño de calidad. La lectura promueve la relajación, destensa los músculos y libera el estrés, lo que resulta perfecto para conciliar el sueño.

Lo mejor es aprovechar para leer durante las horas con más luz natural, que sean libros de letras grandes para que la vista no se canse en exceso, buscar un lugar cómodo y tranquilo, que favorezca la concentración y utilizar las gafas si las necesitamos.

En HPS favorecemos las buenas prácticas y los hábitos saludables de las personas mayores a través de nuestro servicio doméstico, que consiste en el cuidado asistencial de las personas de la tercera edad. Es un servicio doméstico integral que se personaliza y se adapta para cada persona y su situación particular.