La importancia de un envejecimiento activo

El envejecimiento activo, según la OMS, es el proceso por el que se optimizan las oportunidades del bienestar social, físico y mental durante toda la vida, con el fin de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida durante el envejecimiento.

El envejecimiento no tiene por qué ser un momento de deterioro o de tristeza, sino más bien una nueva etapa en la vida en la que es necesario tener rutinas y organizar bien el tiempo, para aprovecharlo de la mejor manera posible. Lo mejor es apostar por hacer cosas que realmente nos hagan feliz. El envejecimiento activo apuesta por llenar esta etapa de actividad, retos y nuevas experiencias.

En HPS ofrecemos un servicio doméstico a personas mayores, para ayudarles en todo lo que necesiten y sumarnos a esta nueva etapa de su vida, en la que pueden seguir haciendo muchas cosas, obteniendo la ayuda adecuada siempre que lo necesiten.

4 pasos para conseguir un envejecimiento activo

  • Hacer actividad física. Es imprescindible mantenerse en forma y hacer actividad física de forma diaria, ya sea caminando, bailando o yendo en bici. Lo importante es crear una rutina que nos permita seguir en movimiento y recibiendo todos los beneficios que aporta el deporte a nuestro cuerpo y nuestra mente. Es la mejor manera de llegar a la vejez de la forma más saludable posible.
  • Tener contacto con la naturaleza. Es un factor imprescindible que nos hace sentir vivos y conectados. Para las personas mayores, salir al aire libre es algo casi medicinal, porque aporta muchos beneficios al organismo como la vitamina D, tan importante para la salud de los huesos. Oír cantar a los pájaros o respirar aire puro ayuda a los ancianos a sentirse relajados y llenos de vida. Las empleadas del hogar de HPS realizan un servicio doméstico de atención a las personas mayores, en el que acompañan al paciente donde necesite, a pasear, hacer la compra, gestiones, etc.
  • Cuidar nuestra salud. Dejar de lado hábitos nocivos como el tabaco, el alcohol, azúcares o grasas, para mantenernos sanos por dentro y por fuera, durante el mayor tiempo posible. Los hábitos saludables son imprescindibles para evitar posibles patologías en la vejez.
  • Mantener relaciones sociales afectivas con amigos, pareja y familia. Es quizás el punto más importante de todos. Mantener conversaciones con amigos, pasear o ir a comer fuera con la pareja, con los hijos o con personas con las que mantienes buena relación, ayuda a sentirse feliz, útil, motivado e ilusionado. Desde HPS siempre realizamos una labor muy importante de acompañamiento a las personas mayores a través de nuestro servicio doméstico, para suplir este tipo de carencias en los casos en los que la familia no puede hacerse cargo de esta persona.

En HPS ofrecemos un servicio doméstico de atención domiciliaria a personas de la tercera edad, siempre con la filosofía de mantener un envejecimiento activo, apostando siempre por el bienestar y la salud de los mayores, permitiéndoles la máxima autonomía y creando una relación empática y comprensiva en todo momento.