¿Es cierto que el estrés acelera el envejecimiento?

El estrés es perjudicial para nuestro organismo. Nos aporta nervios, dolores de cabeza, dolores de barriga, ansiedad, desequilibrios hormonales y emocionales, etc. Todas estas consecuencias negativas sumadas a muchas otras que nos quedan por mencionar, hacen que aceleremos el envejecimiento, porque dicho claramente el estrés nos “desgasta antes de tiempo”. En HPS nuestro trabajo es cuidar a ancianos y sabemos que el estrés no aporta nada bueno, ni en la tercera edad ni en la juventud. Por eso hoy queremos explicarte porqué es importante no estresarse y saber cómo combatir el envejecimiento prematuro. Nos dedicamos a cuidar a ancianos y podemos asegurarte que las personas que saben gestionar el estrés se mantienen mucho más sanas que las que no lo hacen, de modo que es importante prestar atención a este aspecto.

¿Qué hábitos saludables podemos hacer para prevenir el envejecimiento por estrés?

  • Alimentación rica en hoja verde y fibra, cereales integrales, grasas saludables, carnes blancas y pescado.
  • Realizar ejercicio físico cada día y, a ser posible, en el exterior para hacer actividad al mismo tiempo que despejamos nuestra mente mirando el entorno y respiramos aire puro
  • Descansar bien por la noche, durante al menos 7 horas, para que la mente descanse y el cuerpo también. Si tienes problemas para conciliar el sueño prueba a huir de las pantallas dos horas antes de irte a dormir y ponte a meditar, hazte un baño o ponte a leer, verás como empiezas a dormir mejor. Siempre puedes ayudarte de soluciones naturales como la valeriana o la tila.
  • Sentirnos vivos y querernos más. A veces somos nuestros peores enemigos y nos hablamos de malas maneras a nosotros mismos y eso también afecta a un envejecimiento prematuro. Es primordial que nos queramos más y creamos en nosotros, para sentirnos seguros y fuertes ante la vida.
  • Actitud positiva. Siempre habrá adversidades pero nuestra actitud puede ayudarnos a superar prácticamente todas ellas, porque nos permitirá hacer pasos hacia adelante y a ver el vaso medio lleno, siempre.
  • Gestionar bien el tiempo que tenemos, organizando prioridades reales y no perder el tiempo en cosas que no nos aportan nada en absoluto.
  • Solucionar temas pendientes. El hecho de encallar problemas o tareas pendientes que nunca se realizan solo crea estrés y frustración. Ordena tus prioridades y ves zanjando temas.
  • Cuida tus relaciones sociales y nútrete de ellas como ellas lo hacen de ti. Tener amigos y confidentes con los que pasar buenos momentos, conversar, reír o llorar nos libera muchísimo y nos hace sentir bien y queridos.

Si lo que te estresa es que tienes a cargo un familiar, pero no puedes abarcar todo el cuidado que necesita, te aconsejamos contactar con una empresa especializada en cuidar a ancianos como hacemos en HPS. Contamos con una larga y experimentada trayectoria en este sector y el hecho de cuidar a ancianos nos hace sentir bien y lo hacemos de forma vocacional desde hace muchos años, porque sabemos que estamos ayudándolos en su día a día y  que podemos mejorar su calidad de vida de una forma eficiente y profesional.