Ejercicios para mejorar la artrosis

Cuando una articulación no se ejercita suficiente o se utiliza poco tiende a deteriorarse con el paso del tiempo. Por eso, aunque parezca contradictorio, las personas con artrosis deben ejercitar las articulaciones a través de una actividad física adaptada. En estos casos, contar con un servicio doméstico profesional puede suponer una gran ayuda, porque cuentan con personas especializadas para el cuidado de personas mayores con todo tipo de necesidades especiales, como las personas con artrosis. El servicio doméstico te permite poder seguir teniendo autonomía en tu día a día pero mejorando tu calidad de vida y evitando hacer cosas que te provoquen dolor articular.

  • Bicicleta estática; Una fantástica opción de hacer ejercicio dentro de la misma vivienda y mejorar la artrosis de rodilla o cadera.
  • Natación y/o Aquagim. El agua es la mejor aliada de la artrosis, sobre todo si es caliente. Hacer ejercicio dentro del agua es perfecto para poder ejercitar la musculatura sin hacer movimientos bruscos. Es la manera ideal de relajar las articulaciones y hacerlas trabajar sin notar el peso real de nuestro cuerpo.
  • Yoga y/o Tai-Chi. Hay que ir siempre a un centro especializado o avisar al profesor que realice la clase de que padeces artrosis y que no puedes hacer algunos movimientos. Es la mejor manera de que el profesional pueda indicarte la mejor manera de trabajar sin sentir dolor o lesionarte.

Consejos prácticos para el día a día

  • El sobrepeso es el mayor enemigo para la artrosis de rodilla
  • Llevar una dieta equilibrada ayuda a reducir el dolor en las articulaciones
  • El calor local, como un cojín de semillas, puede aliviar el dolor de artrosis cervical, por ejemplo.
  • La ducha de agua caliente por la mañana puede aliviar el dolor de la artrosis en las articulaciones, ya que cuando nos levantamos es cuando están más rígidas
  • Es aconsejable utilizar zapatos sin tacón, para ir cómodos y evitar problemas de rodillas
  • Contar con la ayuda profesional de un servicio doméstico
  • El descanso deberá ser en un colchón duro, es decir, que no se ablande y también es mejor sentarse en sillas con respaldo recto
  • No permanecer mucho tiempo en una misma postura o mucho tiempo sentado. Es mejor ir moviéndose, para que las articulaciones no queden rígidas o sientas dolor
  • Evitar los movimientos bruscos
  • Ir a aguas termales como los balnearios, para hacer ejercicio dentro del agua. Es una manera de poder mover bien las articulaciones sin notar la carga real de tu propio cuerpo.

El ejercicio físico adaptado potencia nuestra capacidad muscular, creando unos músculos bien preparados para proteger las articulaciones. Mejora también la flexibilidad, el equilibrio, la coordinación, etc. Por lo que la práctica de ejercicio físico diario se traduce como una medicina perfecta para combatir los problemas de artrosis. El servicio doméstico permite que la persona con artrosis no realice sobreesfuerzos y delegue a la empleada del hogar todas aquellas tareas que no puede realizar correctamente.