¿Cuáles son los distintos grados de discapacidad que existen?

Para conocer qué tipo de discapacidad tiene una persona y de qué ayudas puede disponer es importante saber los tipos y la clasificación que existe. Hoy en tu blog de servicio doméstico vamos a darte toda la información que necesitas para que puedas disponer de todas las ventajas que corresponden en cada caso.

Según la OMS, la discapacidad o diversidad funcional hace referencia a aquellos problemas que afectan a la función corporal, cuando debido a una condición física específica la persona no puede desarrollar sus funciones vitales de forma autónoma. El grado de discapacidad también responde a criterios técnicos unificados y fijados por la Administración Pública y en él se valoran discapacidades de la persona y también factores sociales complementarios (situación laboral, entorno familiar, situación educativa y cultural), ya que todo ello podría dificultar su integración social.

Pero… ¿Cómo puede calcularse el grado de discapacidad?

Todo depende de las dificultades que tiene esa persona o la imposibilidad de realizar actividades básicas de su vida diaria: Vestirse, asearse, bañarse, moverse, control de necesidades, control del sueño. En los casos en los que las personas cuentan con una mayor dificultad en su día a día, pueden contratar un servicio doméstico profesional, para mejorar su bienestar personal.

Según el Real Decreto de 1971/1999, sobre el reconocimiento y calificación del grado de minusvalía, la clasificación es la siguiente:

Grado 1; Cuando la persona tiene muy poca o nula discapacidad, pero presenta algún tipo de lesión o daño, aunque no le impide realizar su actividad diaria.

Grado 2; Se conoce como discapacidad leve y puede realizar su actividad diaria aunque con una mayor dificultad.

Grado 3; En este caso hablamos de una discapacidad moderada, considerada hasta el 49%, presentando daños y secuelas en el individuo que sí que repercuten directamente en la imposibilidad de hacer algunas actividades en su día a día. Aun así, es una persona que aún mantiene una autonomía en el auto cuidado (aseo, higiene personal…)

Grado 4; Discapacidad grave (hasta el 70%) La persona presenta grandes dificultades para hacer su día a día y su autonomía para el auto cuidado también se ve afectada. A partir de este momento es recomendable disponer de ayuda específica a partir de un servicio doméstico, aunque el servicio doméstico siempre es una ayuda sobre todo para personas mayores, personas que viven solas o personas con una mayor dependencia.

Grado 5; Es una discapacidad muy grave (de más del 70%), donde los daños, lesiones y secuelas que padece la persona le impiden la realización de actividades básicas de su día a día, lo que repercute directamente en su autonomía personal.

Se considera que una persona tiene una discapacidad cuando una persona alcanza un grado igual o superior al 33%. Es importante ser consciente de qué tipo de discapacidad hablamos para poder obtener las subvenciones y ayudas correspondientes. Si obtienes un certificado de minusvalía puedes conseguir subvenciones por ejemplo para la compra, remodelar y adaptar un vehículo; Permiso de estacionamiento específico en la vía pública; Ayudas para el transporte público o tarjetas especiales con descuentos; Reducción de impuestos en determinados productos de aseo o farmacia; Becas para formación; Plazas de universidad; Descuentos para realizar actividades lúdicas o de ocio; Asistencia sanitaria; Descuentos para hacer viajes de larga distancia y algunos alojamientos; Acceso a las viviendas de protección oficial reservadas para estos casos i jubilación anticipada, para aquellas personas que cuentan con una discapacidad superior al 65%.