¿Cómo pueden ayudar las cuidadoras de ancianos a tomar la medicación a nuestros mayores?

Las rutinas son las mejores aliadas de nuestros mayores, porque ayudan a crear hábitos repetitivos que son más fáciles de recordar y les permiten sentirse más tranquilos y organizados en su día a día. En cuanto a la medicación, es fácil que algunas personas mayores puedan olvidarse alguna toma o no recuerden la cantidad que tienen que tomar, ya que pueden padecer de demencia o no están seguros y prefieren que alguien pueda guiarles en este sentido. Las cuidadoras de ancianos pueden ser la mejor solución para estos casos.

¿Qué papel tienen las cuidadoras de ancianos?

Las cuidadoras de ancianos consiguen proporcionar esta ayuda y acompañamiento para el día a día de muchas personas de la tercera edad que quieren vivir en su vivienda habitual, pero que necesitan de una ayuda adicional para conseguir una mayor comodidad y calidad de vida, que les haga estar más tranquilos sabiendo que están en buenas manos en algunos asuntos, como es la toma de medicamentos.

Uno de los consejos que damos en nuestra empresa de cuidadoras de ancianos es que tengan una buena organización en sus medicamentos, a poder ser en un pastillero, para saber qué tipo de medicación necesitan en cada momento y qué cantidad.

Tener una lista de todos los medicamentos recetados anotando cualquier instrucción especial, contactar con el médico siempre que exista alguna duda, guardar los medicamentos siempre en el mismo lugar o tomarlos a la misma hora cada día hace que el proceso sea mucho más fácil y llevadero.

Una idea para controlar la medicación de nuestros mayores es asociar la toma de medicamentos con alguna actividad concreta, como por ejemplo tomarla antes, después o durante el desayuno, tener un pastillero con los 7 días de la semana y las tomas preparadas de cada medicamento para asegurar que se toma la dosis correcta, ir siempre a la misma farmacia para no tener que pedir los medicamentos de nuevo cada vez, etc.

Existen pastilleros electrónicos con alarma incluida que te avisan cada vez que debes tomarte una pastilla o aplicaciones móviles, aunque si la persona mayor tiene la suerte de contratar un servicio de cuidadoras de ancianos, siempre será mucho mejor.

En este sentido, nuestro servicio geriátrico también puede ser muy útil, ya que una enfermera se ocupa de hacer una atención médica primaria para comprobar si el paciente goza de un buen estado de salud mirando la presión, el nivel de azúcar en sangre, controlando si toma la medicación, etc.

El servicio geriátrico sumado al servicio doméstico, conforma la mejor combinación posible para que nuestros mayores dispongan de todas las herramientas posibles para controlar su medicación y para tener toda la ayuda, apoyo y acompañamiento que necesitan en cada momento.