¿Cómo es el aseo en personas con discapacidad?

El aseo en personas con movilidad reducida, dependientes o personas mayores no es fácil, necesita de unas cuidadoras especializadas en lavar a discapacitados, que cuenten con el conocimiento y la formación suficiente para poder hacerlo de una forma óptima.

Una ayuda profesional

El aseo va a depender del grado de discapacidad de la persona, es decir, para lavar a discapacitados en sillas de ruedas lo más recomendable es contar con una silla de ducha, con o sin ruedas y que también puede ser fija o giratoria, para que el baño sea más llevadero y más fácil, tanto para la persona con dependencia como para el ayudante, que no tendrá que hacer sobreesfuerzos continuamente.

Para lavar a discapacitados, es importante contar con lavabos adaptables, que estén diseñados para facilitar el día a día de estas personas, ajustando cada accesorio a su altura, y disponiendo de sistemas automatizados para abrir y cerrar, sillas adaptadas en la ducha, agarradores, sistemas antideslizantes, etc. Por supuesto, no podemos olvidarnos de otros elementos importantes del aseo, como las esponjas, las toallitas, los peines, los aplicadores de crema hidratante, elevadores de WC o las barras, que ayudarán a todas aquellas personas con problemas de movilidad.

Existen muchos accesorios y sistemas de ortopedia, para facilitar el aseo de estas personas, como pueden ser los elevadores de bañera para entrar y salir del baño de forma autónoma, presiones de agua para disfrutar de un baño relajante y todo aquello que pueda aportar bienestar, autonomía y relajación en el momento del aseo personal.

Como cuidadoras especializadas en lavar a discapacitados sabemos la importancia de llevar a cabo una adecuada y frecuente higiene en estas personas, para que se sientan cómodas y a gusto, usando una esponja o trapo húmedo y lavando bien todas las zonas con agua y jabón neutro, sin olvidarnos de secar muy bien cada parte del cuerpo, para que no se hagan heridas o irritaciones.

El orden para lavar a personas discapacitadas es el siguiente:

Primero lavar la cara, incluyendo ojos, boca, oídos y cuello; Brazos, axilas y manos (además de cortar las uñas después); Lavar pecho y abdomen y secar muy bien los pliegues de la piel para mantenerla en buen estado; Las piernas, cortando rectas las uñas de los pies y utilizando tijeras específicas para pedicura; Lavar la espalda ayudándote de almohadas si es necesario; Los genitales, siempre hay que lavarlos de delante hacia detrás, utilizando toallitas húmedas o si es la ducha mejor con agua y un poco de jabón neutro; El cabello, que pude hacerse en la ducha o bien en unos lava cabezas especiales.

Si necesitas de un servicio doméstico integral, para que esta persona pueda aumentar su calidad de vida, no esperes más y llámanos.