¿Cómo ayudar a tus abuelos durante el confinamiento?

Estamos viviendo momentos difíciles, en los que nos sentimos encerrados en nuestras propias casas, con ganas de volver a la normalidad y de salir a la calle todo el tiempo, pero desde HPS, como especialistas en cuidar ancianos, sabemos que hay algo mucho más importante y esencial, que es la salud de nuestros mayores.

Si tienes la suerte de vivir este confinamiento sin ninguna persona afectada por el coronavirus o que haya salido airosa de esta situación, siéntete muy afortunado.

Hay familias que están viviendo auténticos dramas, ya que no pueden acompañar a sus mayores en el hospital y, en el peor de los casos, tampoco pueden despedirse de ellos, ya que según los protocolos de seguridad sanitaria no está permitido.

Pero debemos pensar en positivo y saber de qué manera podemos ayudar a todos esos mayores que nos rodean, cuidar ancianos desde la distancia, para mejorar su vida con pequeños gestos cotidianos.

¿Qué podemos hacer?

Aunque es cierto que no podemos mantener un contacto directo con nuestros abuelos o vecinos más mayores, para no exponerlos al riesgo de infectarlos, siempre podemos colaborar de formas seguras, por ejemplo, llamándoles, mostrándoles un soporte emocional cada día o siempre que sea necesario, para asegurarnos de que están bien y para que sientan que estamos cerca, ya que muchos de ellos no tienen otra forma de comunicarse con nosotros.

Por otro lado, podemos decirles que nos pasen una lista de la compra e ir a hacer la compra y dejársela en la puerta, sin mantener contacto, o bien contactar con una empresa que haga ese trabajo por nosotros, para que cuenten con todos los alimentos que necesitan, sin tener que salir al supermercado.

En el caso de que uno de nuestros mayores enferme es importante comunicarlo a los sanitarios, que harán las pruebas pertinentes, para comprobar si tiene el virus y saber qué procedimientos debe seguir, para que puedan atenderlo lo más rápido posible y cuidar a los ancianos de la forma más rápida posible, intentando conseguir una rápida recuperación.

En el caso de encontrarse bien, es importante que salgan lo mínimo posible de casa. Ayúdales a entretenerse y sentirse útiles pidiéndoles algunas tareas, como por ejemplo que ordenen las fotografías antiguas para que te las muestren cuando pase todo, que te expliquen recetas tradicionales de la familia, animales a que salgan a su patio, terraza o balcón a tomar el sol y absorber vitamina D, que se pongan música, que sigan ejercitando la musculatura dando paseos por la casa, que vuelvan a tejer, que jueguen a las cartas en lugar de mirar todo el día la televisión, etc.

Como especialistas en cuidar ancianos, podemos asegurarte que el cuidado de personas mayores no sólo es físico, sino que gran parte de este cuidado es emocional y de acompañamiento, de modo que ahora ya sabes de qué manera puedes estar al lado de tus abuelos, sin estar físicamente presente, para ayudarles en este tiempo de confinamiento y durante el resto del año.