¿Cómo ayudar a las persones minusválidas?

Contar con la ayuda profesional de una cuidadora de personas minusválidas es un gran alivio para estas personas, ya que vuelven a disfrutar de una vida mucho más plena, cómoda, adaptada y feliz.

En HPS contamos con un equipo especializado, que puede ofrecer una ayuda profesional a estas personas, consiguiendo mejorar su bienestar y su calidad de vida, de una forma eficiente y mejorando su autonomía lo máximo posible.

¿De qué manera ayuda una cuidadora?

Existen ciertas ayudas que pueden ofrecerse a una persona con minusvalía y por eso es importante conocer todas las herramientas y apostar por una empresa especializada, que pueda ofrecer una cuidadora de personas minusválidas que sepa cómo actuar y afrontar esta situación, de una forma eficaz, responsable, comprensiva y con el conocimiento suficiente.

Es importante, a nivel emocional, tener en cuenta algunos detalles, tal como hace la cuidadora de personas minusválidas en HPS y que también deben tener en cuenta sus familires como, por ejemplo:

  • No ayudar a la persona si no lo pide o antes de preguntarle, ya que no debemos subestimar su autonomía y debemos dar la oportunidad de que lo intente antes por sí misma, dando lugar a una mejor autoestima de esa persona.
  • No mostrar compasión o pena ante ella, ya que no tiene ninguna enfermedad, sino otra forma de vivir la vida y está intentando adaptarse a ella. Haz que este proceso sea lo más natural y menos traumático posible para ella.
  • Adaptar el hogar a las necesidades de esa persona y eliminar aquellos objetos u obstáculos peligrosos
  • Vigilar el estado de la silla de ruedas
  • Asegurarte de que al lugar al que lo acompañas dispone de rampas y accesos adaptados
  • Ayudarle a salir y entrar de la silla, siempre que sea necesario
  • Comprobar que todo esté a su altura y pueda desenvolverse con plena autonomía en su vivienda y en todos aquellos lugares en los que sea posible hacerlo
  • Optar por ropa cómoda y fácil de poner y de quitar, que no tenga botones o que le impida hacerlo por sí mismo.
  • Es importante tener en cuenta el material con el que está hecho la silla en el momento de exponerla al sol, para que no cause quemaduras. Será imprescindible aplicar crema solar en el rostro, el cuello o los brazos y piernas, ya que durante los paseos o cuando se va a la playa, podría quemarse y eso resultaría incómodo, además de poner en riesgo la salud de su piel.

Es importante saber que hay distintos niveles de necesidades y gravedad de las personas que utilizan sillas de ruedas, por eso es importante contar con la ayuda de una cuidadora de personas minusválidas que sepa adaptarse perfectamente a la situación.