¿Cómo afecta el sobrepeso en la tercera edad?

La obesidad y el sobrepeso en los mayores es un problema latente que es necesario evitar, para disfrutar de una mayor calidad de vida durante el envejecimiento. La vida sedentaria, una dieta desequilibrada, la falta de actividad y los malos hábitos acaban generando la obesidad, una enfermedad crónica que se asocia directamente con la aparición de otras enfermedades como dolores articulares o infartos.

Las personas mayores obesas tienen un riesgo mayor del 50% de morir prematuramente, ya que es más fácil que desarrollen diabetes tipo 2, dificultades para respirar (asma, apneas), problemas en las articulaciones (artritis), presión sanguínea alta, enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer. La obesidad también dificulta el movimiento y la autonomía de la persona, haciendo que no pueda realizar su propio aseo o higiene personas y necesite la ayuda de empleadas domésticas especializadas en el cuidado asistencial de personas mayores. De hecho, muchas personas disponen  del cuidado asistencial a domicilio realizado por empleadas domésticas, para tener una ayuda en su día a día y mejorar, considerablemente, su calidad de vida.

¿Cómo puede prevenirse?

Siempre puedes encontrar la ayuda profesional a domicilio de empleadas domésticas, pero muchos factores dependen de la voluntad y la actitud de cada persona para mejorar su autonomía y superarse a sí mismo mediante actividades como:

Movimiento; Es necesario crear rutinas de ejercicio y hábitos saludables como salir a hacer largos paseos, aprovechando la buena temperatura. De esta forma se estiran las articulaciones, se quema grasa, se mejora el ánimo y se pierde peso.

Tener una alimentación equilibrada es imprescindible, porque es la manera de educar el cuerpo y la mente para comer aquello que nos sienta bien y que cubre realmente nuestros valores nutricionales. Por el contrario, el sedentarismo favorece un bajo estado de ánimo y una mala relación con la comida, que muchas veces se utiliza como ansiolítico. Si no tienes la fuerza de voluntad suficiente para hacer una compra saludable, puedes contratar los servicios de empleadas domésticas que te ayuden en este sentido. Hacer comidas pequeñas de forma frecuente, para que el metabolismo trabaje sin tener digestiones pesadas

Sonreír y hacer cosas que nos hagan felices también hace que perdamos calorías, porque estamos emocionados, interesados y mucho más pro activos; Bailar, cantar, ordenar nuestro armario, ir al gimnasio, apuntarnos a un taller…

Meditar; Meditar puede ser también una forma de perder peso, porque es un momento en el que desconectamos, nos relajamos y nos centramos en nosotros mismos, esto se traduce en un mejor estado físico y mental, que nos ayudará a estar mejor y con ganas de hacer más cosas.

Si no tienes dolores graves, te recomendamos evitar el sedentarismo. Opta por ir caminando a los sitios y utilizar la escalera en lugar del ascensor. No pasa nada si vas más lento, lo importante es ejercitar la musculatura y fomentar una vida  activa y saludable.