¿Qué es la demencia y cómo puede detectarse a tiempo?

La demencia es un síndrome que genera un deterioro en la memoria, el comportamiento, el intelecto y en la capacidad de una persona para realizar su día a día. Pero debes saber que no se trata de una consecuencia inevitable y normal al llegar al envejecimiento, sino que puede prevenirse. La demencia está considerada, según la OMS, una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores de todo el mundo, que tienen la necesidad de disponer de un servicio doméstico para poder llevar a cabo su día a día con normalidad.

El Alzheimer es la forma más popular en la que conocemos la demencia, porque son muchas las personas que sufren esta dura enfermedad. Está claro que hay factores genéticos que influyen directamente en la predisposición de las personas para sufrir algunas enfermedades, pero nuestro trabajo previo a través de nuestro cuerpo y nuestra mente puede ayudar mucho.

¿Cómo detectar la demencia?

La demencia afecta de forma distinta a las personas, dependiendo de muchos factores (genéticos, lesiones, edad…) Pero existen algunos síntomas que pueden indicar que existen principios de demencia y se pueden clasificar en tres etapas:

Etapa temprana

  • Tendencia al olvido
  • Pérdida de la noción del tiempo
  • Desubicación espacial, aún estando en lugares conocidos

Etapa intermedia

  • Olvidan acontecimientos recientes y nombres de personas
  • Se encuentran desubicadas en su propio hogar
  • Tienen dificultades para comunicarse
  • Empiezan a necesitar ayuda con el aseo y el cuidado personal
  • Tienen cambios de comportamiento o repiten las mismas preguntas

Etapa tardía

  • La desubicación en el tiempo y el espacio es mayor
  • No reconocen a algunos familiares y amigos
  • Necesidad de ayuda para llevar una vida normal
  • Dificultades para caminar
  • Pueden tener cambios de comportamiento repentino

Actualmente no existe ningún tratamiento definitivo para curar la demencia o revertir su evolución, pero tenemos en nuestras manos muchas formas de prevenirla o bien reducir al máximo las posibilidades de que aparezca:

  • Fijarnos bien en los síntomas para poder diagnosticar la enfermedad lo antes posible
  • Mantener rutinas de ejercicio físico
  • Tener activa nuestra mente, para tenerla activa y despierta
  • Tener momentos de bienestar personal que permitan huir del estrés y de las preocupaciones
  • Llevar una alimentación saludable y equilibrada
  • Evitar el alcohol y el tabaco
  • Controlar el peso para no tener obesidad
  • Mantener la tensión arterial a raya
  • Evitar el colesterol y controlar los niveles de glucosa en sangre

La mayoría de los cuidadores de personas mayores con demencia son familiares, pero en muchos casos estos no pueden hacerse cargo por el trabajo o por sus condiciones, por lo que resulta realmente interesante contar con la opción de contratar un servicio doméstico profesional a domicilio. En este caso, es una empleada doméstica la que se desplaza a la vivienda de la persona de la tercera edad, para realizar una atención domiciliaria y un cuidado asistencial a través del servicio doméstico con el que logran mejorar el bienestar y la calidad de vida de esa persona.

Si estás interesado en contratar un servicio doméstico contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.

¿Qué debe ofrecer una cuidadora a domicilio?

Cuando una persona mayor necesita una ayuda adicional en su día a día, para poder mantener una mayor calidad de vida, se presentan tres opciones posibles: Ir a vivir a una residencia de ancianos, trasladarse a la casa de un familiar o contratar el servicio de una cuidadora a domicilio. Dado que la mayoría de personas prefieren seguir viviendo en su casa, la cuidadora a domicilio se convierte en la opción más demandada, ya que trata de una persona especializada en el cuidado de personas mayores que puede convertirse en la mejor ayuda, siempre que se trate de una persona cualificada y profesional, con gran experiencia en el sector.

Cuando las necesidades de la persona anciana están bien definidas la cuidadora sabrá cómo actuar en todo momento y como facilitar, siempre que pueda, el bienestar y la calidad de vida de la persona mayor. Puede ocuparse de realizar tareas del hogar, de acompañamiento, de higiene y aseo, de movilidad, etc.

¿Qué tareas puede realizar una cuidadora a domicilio?

  • Ayudar con los desplazamientos
  • Realizar tareas domésticas
  • Ayudar con la higiene y el aseo personal
  • Fomentar la autonomía en todas las tareas que el anciano pueda realizar
  • Preparar comida o dietas específicas
  • Acompañar a la persona a hacer gestiones o recados
  • Controlar el seguimiento de la toma de medicamentos
  • Favorecer la comunicación

Desde HPS siempre hacemos un seguimiento de cada una de nuestras cuidadoras, desde el primer día, porque queremos ser conocedores de primera mano de cómo está viviendo este proceso, tanto nuestras trabajadoras como el cliente. De esta manera podemos explicar a los familiares, con total conocimiento, qué mejoras ha obtenido el paciente, cómo se está llevando a cabo el proceso, etc.

¿Qué requisitos debe cumplir la cuidadora?

Para asegurarte de que cuentas con la persona adecuada lo mejor es contratar los servicios de una empresa especializada en el cuidado asistencial de personas de la tercera edad. Porque te aseguras que la cuidadora a domicilio ha seguido un proceso de selección, está contratada y asegurada de forma legal y tienes una garantía fiable de que se llevará a cabo el trabajo.

Las cualidades que debería tener cualquier cuidadora a domicilio son la empatía, una actitud amable y paciente, intuición y reacción rápida ante los imprevistos que puedan surgir, ser puntual, ser honesta y transparente, autocrítica, respetuosa, altruista y optimista.

En las empresas de cuidado de mayores a domicilio encontrarás diversas opciones. En HPS te ofrecemos un servicio personalizado con el que podrás contratar una cuidadora por horas, por días o bien de forma ininterrumpida, durante las 24 horas. Según las necesidades de cada cliente, desde HPS proponemos una u otra solución.

¿Cuáles son los distintos grados de discapacidad que existen?

Para conocer qué tipo de discapacidad tiene una persona y de qué ayudas puede disponer es importante saber los tipos y la clasificación que existe. Hoy en tu blog de servicio doméstico vamos a darte toda la información que necesitas para que puedas disponer de todas las ventajas que corresponden en cada caso.

Según la OMS, la discapacidad o diversidad funcional hace referencia a aquellos problemas que afectan a la función corporal, cuando debido a una condición física específica la persona no puede desarrollar sus funciones vitales de forma autónoma. El grado de discapacidad también responde a criterios técnicos unificados y fijados por la Administración Pública y en él se valoran discapacidades de la persona y también factores sociales complementarios (situación laboral, entorno familiar, situación educativa y cultural), ya que todo ello podría dificultar su integración social.

Pero… ¿Cómo puede calcularse el grado de discapacidad?

Todo depende de las dificultades que tiene esa persona o la imposibilidad de realizar actividades básicas de su vida diaria: Vestirse, asearse, bañarse, moverse, control de necesidades, control del sueño. En los casos en los que las personas cuentan con una mayor dificultad en su día a día, pueden contratar un servicio doméstico profesional, para mejorar su bienestar personal.

Según el Real Decreto de 1971/1999, sobre el reconocimiento y calificación del grado de minusvalía, la clasificación es la siguiente:

Grado 1; Cuando la persona tiene muy poca o nula discapacidad, pero presenta algún tipo de lesión o daño, aunque no le impide realizar su actividad diaria.

Grado 2; Se conoce como discapacidad leve y puede realizar su actividad diaria aunque con una mayor dificultad.

Grado 3; En este caso hablamos de una discapacidad moderada, considerada hasta el 49%, presentando daños y secuelas en el individuo que sí que repercuten directamente en la imposibilidad de hacer algunas actividades en su día a día. Aun así, es una persona que aún mantiene una autonomía en el auto cuidado (aseo, higiene personal…)

Grado 4; Discapacidad grave (hasta el 70%) La persona presenta grandes dificultades para hacer su día a día y su autonomía para el auto cuidado también se ve afectada. A partir de este momento es recomendable disponer de ayuda específica a partir de un servicio doméstico, aunque el servicio doméstico siempre es una ayuda sobre todo para personas mayores, personas que viven solas o personas con una mayor dependencia.

Grado 5; Es una discapacidad muy grave (de más del 70%), donde los daños, lesiones y secuelas que padece la persona le impiden la realización de actividades básicas de su día a día, lo que repercute directamente en su autonomía personal.

Se considera que una persona tiene una discapacidad cuando una persona alcanza un grado igual o superior al 33%. Es importante ser consciente de qué tipo de discapacidad hablamos para poder obtener las subvenciones y ayudas correspondientes. Si obtienes un certificado de minusvalía puedes conseguir subvenciones por ejemplo para la compra, remodelar y adaptar un vehículo; Permiso de estacionamiento específico en la vía pública; Ayudas para el transporte público o tarjetas especiales con descuentos; Reducción de impuestos en determinados productos de aseo o farmacia; Becas para formación; Plazas de universidad; Descuentos para realizar actividades lúdicas o de ocio; Asistencia sanitaria; Descuentos para hacer viajes de larga distancia y algunos alojamientos; Acceso a las viviendas de protección oficial reservadas para estos casos i jubilación anticipada, para aquellas personas que cuentan con una discapacidad superior al 65%.

La lectura aporta muchos beneficios en la tercera edad

La lectura es uno de esos placeres que pueden disfrutarse a cualquier edad, pero sin duda durante la tercera edad adquiere un papel protagonista, ya que proporciona muchos beneficios en el día a día, consiguiendo mantener su mente activa. Como empresa especializada en el servicio doméstico de atención a personas mayores, queremos fomentar todos aquellos hábitos que proporcionan un envejecimiento activo.

Una fuente de estimulación mental

La lectura es una gran fuente de estimulación mental, porque protege el cerebro fomentando la concentración, la memoria y la imaginación. Además de aportar nuevos conocimientos y construir una mente más abierta.

Como especialistas en el servicio doméstico, sabemos que las personas aficionadas a la lectura se sienten más felices y más receptivas ante todo lo que les pasa. La lectura empieza en los ojos, percibiendo las letras, después esta información pasa a las regiones del cerebro que interpretan el significado del conjunto de letras, palabras y frases, que corresponde a la parte izquierda de nuestro cerebro.

Leer proporciona un mayor bienestar mental a las personas mayores, activando muchas partes de su cerebro y dejando aflorar los sentimientos que le transmite el texto e imaginando cómo será la historia o los personajes que se describen en él. También es muy importante el proceso de identificación de personas, paisajes u objetos que necesita hacer la mente durante la lectura así como la comprensión lectora, que requiere de concentración para seguir la historia y para meterse de lleno en la narración.

La lectura refuerza la memoria, ya que al producirnos emociones nos permite estimularla y tener más presentes los recuerdos. Y también aumenta la empatía, porque si las personas de la tercera edad leen diversos géneros literarios incrementa su capacidad de entender otras maneras de ver la vida. Nos ponemos en el lugar de otras personas que piensan distinto a nosotros y esto se aplica en nuestro día a día.

Es una buena manera de liberar tensiones y estrés, metiéndonos de lleno en una historia que nada tiene que ver con nuestra vida y que puede hacernos desconectar, aprender, reír, llorar… Es una forma divertida y útil para mantener nuestra mente ocupada.

Las personas mayores que leen se sienten menos solas, porque la historia les absorbe y sienten que están cerca de esos personajes, pensando en su historia en cómo será su desenlace, en qué pasará en el próximo capítulo, etc.

Ayuda a conciliar el sueño. En la tercera edad es más común que cueste dormir o que se duerman menos horas, por lo que es imprescindible que sea un sueño de calidad. La lectura promueve la relajación, destensa los músculos y libera el estrés, lo que resulta perfecto para conciliar el sueño.

Lo mejor es aprovechar para leer durante las horas con más luz natural, que sean libros de letras grandes para que la vista no se canse en exceso, buscar un lugar cómodo y tranquilo, que favorezca la concentración y utilizar las gafas si las necesitamos.

En HPS favorecemos las buenas prácticas y los hábitos saludables de las personas mayores a través de nuestro servicio doméstico, que consiste en el cuidado asistencial de las personas de la tercera edad. Es un servicio doméstico integral que se personaliza y se adapta para cada persona y su situación particular.

 

Seis juegos que cuidan de tu mente

Somos especialistas en el servicio doméstico en Barcelona de personas mayores y sabemos la importancia que tiene ejercitar la memoria en los más mayores, para que consigan disfrutar de un envejecimiento activo y saludable. El juego es sinónimo de diversión, de entretenimiento, de concentración y de emoción. Muchos beneficios que podemos obtener desde que somos muy pequeños y durante la tercera edad y que podemos ir adaptando según nuestras necesidades en cada momento.

Hoy, desde tu empresa de servicio doméstico en Barcelona, queremos hablaros de seis juegos que consiguen estimular la mente y ejercitar la memoria de los más mayores, para que mantengan su mente activa casi sin darse cuenta, haciendo un entrenamiento mental muy importante y eficaz que les permitirá evitar o disminuir la probabilidad de sufrir patologías tan graves como el Alzheimer o la demencia.

Estos son los juegos que cuidarán de tu memoria

Ajedrez; Es un juego de estrategia que requiere de una gran activación de nuestras funciones ejecutivas, tales como la concentración, la atención o el pensamiento crítico, la lógica, la capacidad de decidir y de ordenar nuestras ideas, además de flexibilidad de pensamiento.

Memory; El juego para encontrar parejas que puedes encontrar en diversos formatos como cartas, cromos, puzles… Es la mejor manera de ejercitar tu memoria y recordar en qué lugar viste una imagen por última vez, para ir buscando todas las parejas.

Puzzle; Un puzzle es una forma de trabajar día a día la mente, intentando encontrar las piezas que vayan completando una imagen. Lo mejor es apostar por puzles de grandes dimensiones, para que sea una tarea que pueda durar unas semanas y que permita disfrutarlo lentamente, consiguiendo montar toda la pieza completa, después de trabajar día a día para conseguirlo.

Parchís; Contar casillas, establecer estrategias de juego y estar pendiente de tus fichas y de tu turno, hará que estés atento y tu mente no deje de trabajar.

Adivinanzas y dilemas. Son perfectos para estimular el pensamiento lateral si se utilizan cuestiones que no tengan una solución simple o que sea del todo correcta o incorrecta, ya que dependerá de la generación de nuevas estrategias o de un buen ingenio para dar con la respuesta ganadora.

Juego de las diferencias; Este es un juego clásico muy eficaz para ejercitar la mente, porque pide concentración y trabajo mental para encontrar qué objetos cambian, se añaden o se eliminan de dos imágenes que, a primera vista, parecen completamente iguales.

En HPS ofrecemos un servicio doméstico en Barcelona, que se preocupa por el bienestar de las personas y que no sólo promueve una ayuda activa en el hogar si no que también fomenta prácticas y hábitos saludables en los mayores. Entre en nuestra web para descubrir todo lo que el servicio doméstico en Barcelona puede hacer por ti o por alguno de tus familiares.

Las ventajas de disponer de un servicio doméstico hecho a tu medida

Poder contar con un servicio adaptado a tus necesidades que te ofrezca una ayuda integral, permite disfrutar de grandes beneficios. El servicio doméstico, a diferencia de un servicio de limpieza convencional, aporta una ayuda basada en el cuidado asistencial y en proporcionar el mayor bienestar posible en el día a día del cliente.

El servicio doméstico en Barcelona de HPS no sólo se ocupa de las tareas de limpieza del hogar, como hacen los servicios profesionales de limpieza, si no que pretende ser un mecanismo facilitador para aquellas personas que necesiten un refuerzo en su vida, ya sea para la limpieza, para realizar distintas tareas en el hogar, porque necesitan acompañamiento para hacer gestiones o recados, para hacer la comida, para su aseo e higiene personal, etc. Aunque es una propuesta más enfocada a personas mayores, personas con movilidad reducida o personas que viven solas, puede ser útil para todo tipo de personas que necesiten de esta ayuda profesional en su día a día, para disfrutar de una mayor calidad de vida.

Beneficios del servicio doméstico en Barcelona

  • Ganar tiempo para uno mismo. El tiempo que inviertes en limpiar, en las tareas del hogar o hacer la comida es tiempo que podrás invertir en ti mismo.
  • Tener más calidad de vida. Si una persona te ayuda en tu día a día de forma profesional te permitirá vivir de una forma más confortable, porque podrás evitar hacer aquellas tareas que te generan malestar o en las que debes hacer un mayor sobreesfuerzo.
  • Contar con la ayuda de una persona que entienda tus necesidades. En HPS, las empleadas domésticas han sido seleccionadas cuidadosamente para adecuar cada uno de sus perfiles a las necesidades de cada cliente. Siempre se realiza un seguimiento en sus tareas y se facilita un servicio adaptado y personalizado.
  • Podrás vivir en tu hogar durante más tiempo. Si eres una persona de la tercera edad que requiere de ayuda en su día a día pero que quiere seguir viviendo en su hogar, sin la necesidad de pedir ayuda a sus familiares ni de ir a vivir a una residencia, el servicio doméstico en Barcelona representa una solución eficaz.
  • Te sentirás mejor. El hecho de disponer de un servicio doméstico en Barcelona especializado a domicilio te permite tener tu hogar limpio y saludable y eso repercute positivamente en las personas que allí viven. Si vives en un hogar higiénico y ordenado tienes una mayor autoestima, mejor ánimo y te sientas más proactivo.

Servicios complementarios

En HPS, además del servicio doméstico en Barcelona, puedes disfrutar de otros servicios que complementen a este como puede ser el servicio geriátrico, también llamado servicio sanitario. Una enfermera se desplaza al domicilio del cliente para realizar una atención médica primaria, en la que se toma la tensión, se controla el azúcar en sangre, se realizan algunas curas, etc. Es un servicio muy útil para que las personas no tengan que desplazarse continuamente a un centro médico, pudiendo mantener un control médico que les permita vivir más tranquilos.

¿Cómo afecta el sobrepeso en la tercera edad?

La obesidad y el sobrepeso en los mayores es un problema latente que es necesario evitar, para disfrutar de una mayor calidad de vida durante el envejecimiento. La vida sedentaria, una dieta desequilibrada, la falta de actividad y los malos hábitos acaban generando la obesidad, una enfermedad crónica que se asocia directamente con la aparición de otras enfermedades como dolores articulares o infartos.

Las personas mayores obesas tienen un riesgo mayor del 50% de morir prematuramente, ya que es más fácil que desarrollen diabetes tipo 2, dificultades para respirar (asma, apneas), problemas en las articulaciones (artritis), presión sanguínea alta, enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer. La obesidad también dificulta el movimiento y la autonomía de la persona, haciendo que no pueda realizar su propio aseo o higiene personas y necesite la ayuda de empleadas domésticas especializadas en el cuidado asistencial de personas mayores. De hecho, muchas personas disponen  del cuidado asistencial a domicilio realizado por empleadas domésticas, para tener una ayuda en su día a día y mejorar, considerablemente, su calidad de vida.

¿Cómo puede prevenirse?

Siempre puedes encontrar la ayuda profesional a domicilio de empleadas domésticas, pero muchos factores dependen de la voluntad y la actitud de cada persona para mejorar su autonomía y superarse a sí mismo mediante actividades como:

Movimiento; Es necesario crear rutinas de ejercicio y hábitos saludables como salir a hacer largos paseos, aprovechando la buena temperatura. De esta forma se estiran las articulaciones, se quema grasa, se mejora el ánimo y se pierde peso.

Tener una alimentación equilibrada es imprescindible, porque es la manera de educar el cuerpo y la mente para comer aquello que nos sienta bien y que cubre realmente nuestros valores nutricionales. Por el contrario, el sedentarismo favorece un bajo estado de ánimo y una mala relación con la comida, que muchas veces se utiliza como ansiolítico. Si no tienes la fuerza de voluntad suficiente para hacer una compra saludable, puedes contratar los servicios de empleadas domésticas que te ayuden en este sentido. Hacer comidas pequeñas de forma frecuente, para que el metabolismo trabaje sin tener digestiones pesadas

Sonreír y hacer cosas que nos hagan felices también hace que perdamos calorías, porque estamos emocionados, interesados y mucho más pro activos; Bailar, cantar, ordenar nuestro armario, ir al gimnasio, apuntarnos a un taller…

Meditar; Meditar puede ser también una forma de perder peso, porque es un momento en el que desconectamos, nos relajamos y nos centramos en nosotros mismos, esto se traduce en un mejor estado físico y mental, que nos ayudará a estar mejor y con ganas de hacer más cosas.

Si no tienes dolores graves, te recomendamos evitar el sedentarismo. Opta por ir caminando a los sitios y utilizar la escalera en lugar del ascensor. No pasa nada si vas más lento, lo importante es ejercitar la musculatura y fomentar una vida  activa y saludable.

¿La temperatura corporal varía en función de nuestra edad?

La temperatura de nuestro cuerpo oscila entre los 36,5 y los 37,2 grados, dependiendo de cada persona, pero en la tercera edad la temperatura corporal desciende de forma considerable, bajando unos cuantos grados y se mueve entre los 33,5 y los 35 grados.

A medida que nos hacemos mayores los cambios en el cuerpo cada vez se notan más, porque la piel se adelgaza, tiene una mayor flacidez y el sistema que se ocupa de controlar y regular la temperatura corporal es menos eficiente. Algunas enfermedades como la demencia pueden fomentar los cambios bruscos de temperatura en personas mayores.

Esto quiere decir que las personas mayores deben prestar especial atención a su temperatura, porque tienen mayor riesgo de sufrir una hipertermia o una hipotermia. Un cambio repentino de temperatura en el cuerpo de una persona de la tercera edad puede ocasionar hasta la muerte. Las personas mayores que viven con empleadas domésticas en Sabadell, gozan de una mayor ventaja, porque son personas especializadas en el cuidado asistencial, ya que saben cómo ayudarles a regular la temperatura corporal y cómo actuar en caso de producirse una subida o bajada excesiva de la misma.

Diferencia entre hipotermia e hipertermia

Hipertermia es una temperatura corporal muy alta, cuando asciende a 38 grados. Esto puede deberse a cambios físicos, climáticos, cambios de comportamiento, etc. Algunos síntomas de la hipertermia son la piel seca, el mal humor, los cambios en las pulsaciones, confusión, estrés, etc.

Hipotermia, en cambio, es cuando la temperatura corporal de una persona se encuentra por debajo de los límites y cae por debajo de los 35 grados. Una hipotermia provoca la dificultad de los movimientos, se pierde la capacidad para regular la temperatura del cuerpo y puede crear confusión mental. En los casos más extremos puede provocar el fallo de determinados órganos.

El mecanismo termorregulador de los seres humanos se va modificando con el paso de los años y eso quiere decir que nuestros mayores se exponen a este tipo de descensos de temperatura, por lo que es más que recomendable contar con la ayuda de empleadas domésticas en Sabadell.

Evita los golpes de calor

Ahora que llegan los meses más calurosos de año es importante que nuestros mayores tengan en cuenta algunos consejos, para evitar un golpe de calor. Los cuidadores o empleadas domésticas en Sabadell de HPS saben cómo evitar cuadros de hipertermia, procurando llevar a cabo ciertas medidas preventivas como estas con las personas mayores que lo necesiten.

  • La hidratación es básica para que el cuerpo reciba el líquido y no se deshidrate. Se recomienda beber un mínimo de 1,5 litros de agua diarios.
  • Que la persona mayor lleve una ropa fresca y cómoda, evitando pasear durante las horas de más calor y siempre por la sombra.
  • Llevar gorro, gafas y protector solar
  • Mantener la casa en una temperatura agradable y fresca, ni frío ni calor. Lo ideal es entre 19 y 22 grados
  • Comer comida y fruta fresca, para nutrir al cuerpo con vitaminas y alimentos que refresquen y sean ligeros y fáciles de digerir.

Sigue estos fáciles consejos y disfruta del verano de una forma más segura, gracias a la ayuda profesional de nuestras empleadas domésticas en Sabadell.

¿Cómo pueden mejorar su autonomía las personas mayores con movilidad reducida?

Las personas que pierden o ven reducida su movilidad tienen una gran pérdida de fuerza y de masa muscular, que influye directamente en la capacidad funcional de su autonomía física. El ejercicio físico es la mejor medicina para estas personas, con el que conseguirán fortalecer su musculatura y mejorar su estado de salud y de ánimo. Las empleadas domésticas en Sant Cugat a domicilio, pueden ser de gran ayuda para que las personas con movilidad reducida puedan  hacer estos ejercicios en su casa, con total seguridad.

Ejercicios fáciles y muy útiles que mejoraran su fuerza y equilibrio

  • Para fortalecer los brazos: Coger una goma elástica y separar los brazos de forma horizontal, haciendo una extensión de codo a la altura del pecho con el fin de aumentar la masa y la fuerza de las extremidades superiores. También puede realizarse la apertura en diagonal, manteniendo un extremo de la goma en la rodilla y extender el otro en diagonal.
  • Para fortalecer las piernas: En este caso se recomienda tener ayuda profesional de empleadas domésticas en Sant Cugat, para que presione ligeramente la parte externa de las rodillas, mientras el paciente realiza una extensión de rodilla contra esa resistencia. De este modo se aumenta la masa y la fuerza muscular de los cuádriceps.
  • Ejercicios para los codos: En este caso es recomendable estar sentado con los brazos estirados a lo largo del cuerpo, teniendo una pesa en cada mano. Lo que deberá hacer el paciente es doblar los codos dirigiendo la pesa hacia los hombros y sin separar el codo de su cuerpo. Con este ejercicio conseguirá aumentar la masa y fuerza muscular de los flexores del brazo.
  • Hombro: En este caso también se hace un ejercicio con pesas y consiste en estar sentado, con los brazos estirados a lo largo del cuerpo, y con una pesa en cada mano intentando elevar las pesas hacia adelante con los codos estirados, hasta que lleguen a la altura de los hombros. Se consigue aumentar la fuerza y la masa muscular de los músculos flexores del hombro. Las empleadas domésticas en Sant Cugat pueden proporcionar una mayor seguridad en la realización de estos ejercicios, para evitar que el paciente se lesiones o realice incorrectamente sus ejercicios.
  • Pies en línea; Este ejercicio se realiza de pié, cerca de una mesa o pared y con la ayuda profesional de empleadas domésticas en Sant Cugat. El objetivo es colocar el talón de un pie en contacto con la punta dl otro pie y hacer pequeños pasos en línea recta. De este modo se fomenta el equilibrio y se trabajan los músculos de las piernas. Es un ejercicio muy interesante para evitar caídas y tener más seguridad cuando se camina.

Son ejercicios muy saludables para las personas con movilidad reducida, pero siempre recomendamos consultar con su médico para asegurarse de que puede hacer todos estos ejercicios sin riesgo y adaptar cada ejercicio a sus necesidades especiales

¿Por qué es importante la higiene corporal diaria en las personas mayores?

La higiene personal es un factor crucial para cualquier persona porque permite sentirse bien con uno mismo, pero muchas veces el aseo diario se torna una tarea algo complicada para personas mayores con dependencia física o aquellas que tienen algún tipo de dolencia o una autonomía personal reducida. Pero existen servicios de ayuda a domicilio realizamos por empleadas domésticas en Sant Cugat, para que puedan solucionar este problema.

¿Qué implica la higiene corporal?

La higiene corporal de una persona implica el cuidado del cabello, la piel, los dientes, las uñas, las orejas, los ojos, la boca y la zona genital.  Por lo que es importante que todas las personas, independientemente de su edad, puedan conservar estas pautas de higiene saludables de forma rutinaria. Las personas mayores deben tener muy presente su aseo personal, para prevenir infecciones y eliminar secreciones corporales y suciedad. Otros beneficios de la higiene personal diaria en personas mayores son:

  • Se elimina el exceso de sudor, grasa y suciedad
  • Se evita la aparición de bacterias
  • Se mantiene la piel en buenas condiciones
  • Se genera una sensación de confort y bienestar
  • Se mejora el descanso
  • Se eliminan las células muertas que hay en la superficie de la piel
  • Se estimula la circulación sanguínea y el movimiento articular
  • Se eliminan o disminuyen las tensiones

La falta de higiene corporal puede generar alteraciones o complicaciones médicas a nivel psíquico y físico, como pueden ser erupciones, aislamiento social, incontinencia, irritaciones, úlceras por presión o infecciones. El aseo completo puede realizarse en la bañera o la ducha o bien en la cama, en el caso de personas con movilidad reducida.

Ayuda profesional a domicilio

Algunas empresas especializadas en el cuidado asistencial de personas mayores, facilitan este proceso a través del trabajo profesional de sus empleadas domésticas en Sant Cugat. Son personas con mucha experiencia en el cuidado de personas de la tercera edad, que saben perfectamente como facilitar el día a día de las personas mayores consiguiendo crear situaciones mucho más llevaderas, tanto en su aseo diario como en el resto de tareas de su día a día. Una de las cosas más importantes que hacen las empleadas domésticas en Sant Cugat es explicar al paciente todos los pasos que va a ir realizando antes de llevarlos a cabo, para que esa persona sepa en todo momento que viene a continuación y cómo proceder, para que la ayuda sea lo más llevadera y eficiente posible. Las empleadas domésticas en Sant Cugat pueden ayudar a levantar de la cama o de una silla al paciente con dependencia física, hacer la compra y la comida, hacer tareas del hogar, recados y, en definitiva, acompañar al paciente para mejorar su bienestar y su calidad de vida a través de un servicio integral, que podrá encontrar en HPS y al que llamamos servicio doméstico.