Causas y consecuencias de la movilidad reducida en personas mayores

Existen muchos motivos por los que una persona mayor puede presentar una discapacidad física, aunque mayoritariamente suele deberse a problemas musculares o del sistema nervioso. Como especialistas en cuidar personas de movilidad reducida, queremos hablarte de cómo evitar esta situación, en la medida de lo posible.

Entre las causas más frecuentes de problemas de movilidad reducida nos encontramos las causas que tienen como origen una infección, como puede ser la poliomielitis; las reumáticas, como la artritis o un accidente cerebro vascular; las causas virales, las neurológicas, las musculares o las de origen traumatológico.

Muchas de ellas pueden derivar en incapacidades temporales o permanentes y la gravedad de cada una de ellas viene determinada por el origen o la fisionomía de la persona, en el momento en el que aparece la incapacidad física o la movilidad reducida. La consecuencia más inmediata es la pérdida de autonomía y la aparición de dolores.

La movilidad reducida de los ancianos es una de las consecuencias del envejecimiento, aunque dependiendo de las causas puede agravarse en mayor o menor medida. Esta incapacidad física hace que la persona mayor pierda movilidad y sea más lenta en los movimientos que realiza, junto con una pérdida de la masa y de la fuerza muscular. En esta movilidad reducida también se detectan cambios fisiológicos

¿Qué puede hacerse para prevenirla?

En ocasiones no se pude hacer nada porque es genética o viene provocada por una enfermedad que determina esta incapacidad física, pero en ocasiones sí que pueden llevarse a cabo medidas, acciones o hábitos preventivos, para fortalecer los músculos de las piernas y los brazos, por ejemplo.

Como empresa especializada en cuidar personas de movilidad reducida, queremos decirte que evitar un estilo de vida sedentario y hacer ejercicio diariamente, además de apostar por alimentos saludables y adaptados y una buena hidratación, pueden ser la mejor medicina preventiva para nuestro cuerpo.

Consejos para mantener su bienestar

Las personas con movilidad reducida necesitan de unos cuidados específicos y también de unas rutinas, hábitos y accesorios concretos, para aumentar su bienestar y su calidad de vida. Nos referimos, por ejemplo, a realizar cambios posturales con frecuencia para que no aparezcan escaras, irritaciones o llagas en el cuerpo e hidratar bien la piel, mantener una correcta higiene personal y utilizar productos de higiene adecuados, utilizar ayudas técnicas para hacer que su vida sea más fácil y se adapte a su movilidad, como pueden ser sillas basculantes, andadores, agarres, aperturas y cierres automáticos, etc.

El descanso también es vital para las personas con movilidad reducida y es recomendable que dispongan de camas articuladas, para poder moverse o levantarse más fácilmente y siempre que lo necesiten. Para cuidar de personas con movilidad reducida es imprescindible entender muy bien cuáles son sus necesidades y cómo podemos ayudarles, tal y como hacen las cuidadoras de HPS.

En estos casos, lo más recomendable es contratar los servicios de una empresa experta en cuidar a personas con movilidad reducida, como hacemos en HPS. Nuestras empleadas del hogar sabrán cómo ayudar a esa persona, para que su día a día sea más fácil y más llevadero, además de hacerles compañía y mostrarles la máxima empatía.

¿Cómo ayudar a tus abuelos durante el confinamiento?

Estamos viviendo momentos difíciles, en los que nos sentimos encerrados en nuestras propias casas, con ganas de volver a la normalidad y de salir a la calle todo el tiempo, pero desde HPS, como especialistas en cuidar ancianos, sabemos que hay algo mucho más importante y esencial, que es la salud de nuestros mayores.

Si tienes la suerte de vivir este confinamiento sin ninguna persona afectada por el coronavirus o que haya salido airosa de esta situación, siéntete muy afortunado.

Hay familias que están viviendo auténticos dramas, ya que no pueden acompañar a sus mayores en el hospital y, en el peor de los casos, tampoco pueden despedirse de ellos, ya que según los protocolos de seguridad sanitaria no está permitido.

Pero debemos pensar en positivo y saber de qué manera podemos ayudar a todos esos mayores que nos rodean, cuidar ancianos desde la distancia, para mejorar su vida con pequeños gestos cotidianos.

¿Qué podemos hacer?

Aunque es cierto que no podemos mantener un contacto directo con nuestros abuelos o vecinos más mayores, para no exponerlos al riesgo de infectarlos, siempre podemos colaborar de formas seguras, por ejemplo, llamándoles, mostrándoles un soporte emocional cada día o siempre que sea necesario, para asegurarnos de que están bien y para que sientan que estamos cerca, ya que muchos de ellos no tienen otra forma de comunicarse con nosotros.

Por otro lado, podemos decirles que nos pasen una lista de la compra e ir a hacer la compra y dejársela en la puerta, sin mantener contacto, o bien contactar con una empresa que haga ese trabajo por nosotros, para que cuenten con todos los alimentos que necesitan, sin tener que salir al supermercado.

En el caso de que uno de nuestros mayores enferme es importante comunicarlo a los sanitarios, que harán las pruebas pertinentes, para comprobar si tiene el virus y saber qué procedimientos debe seguir, para que puedan atenderlo lo más rápido posible y cuidar a los ancianos de la forma más rápida posible, intentando conseguir una rápida recuperación.

En el caso de encontrarse bien, es importante que salgan lo mínimo posible de casa. Ayúdales a entretenerse y sentirse útiles pidiéndoles algunas tareas, como por ejemplo que ordenen las fotografías antiguas para que te las muestren cuando pase todo, que te expliquen recetas tradicionales de la familia, animales a que salgan a su patio, terraza o balcón a tomar el sol y absorber vitamina D, que se pongan música, que sigan ejercitando la musculatura dando paseos por la casa, que vuelvan a tejer, que jueguen a las cartas en lugar de mirar todo el día la televisión, etc.

Como especialistas en cuidar ancianos, podemos asegurarte que el cuidado de personas mayores no sólo es físico, sino que gran parte de este cuidado es emocional y de acompañamiento, de modo que ahora ya sabes de qué manera puedes estar al lado de tus abuelos, sin estar físicamente presente, para ayudarles en este tiempo de confinamiento y durante el resto del año.

¿Qué es lo más importante para un paciente con Alzheimer?

En HPS contamos con un gran equipo de profesionales, como los cuidadores de personas mayores con Alzheimer en Sabadell, los cuales saben perfectamente cómo actuar y qué necesidades son las más importantes en un paciente con este tipo de demencia. Los cuidadores de personas mayores con Alzheimer en Sabadell cuentan con una gran experiencia en el sector, por eso podrán adaptarse a este tipo de situaciones y, además, aconsejar a las familias para adoptar medidas preventivas y correctivas en el domicilio del paciente, con la finalidad de mejorar su bienestar y su calidad de vida.

¿Qué medidas tomar?

Una de las cosas más importantes es organizar el espacio vital del lugar en el que vive el paciente, es decir, contar con elementos y medidas de seguridad y adaptar el espacio a sus nuevas necesidades, las cuales van a ir cambiando. Desde nuestro conocimiento en el sector y el de nuestros cuidadores de personas mayores con Alzheimer en Sabadell, te recomendamos lo siguiente:

  • Quitar o fijar alfombras del salón o del cuarto de baño o el dormitorio, para evitar posibles caídas
  • Proteger o eliminar todos los muebles con cantos puntiagudos o bien con cristales, para evitar accidentes.
  • Retirar cerrojos interiores, para evitar que la persona quede encerrada, así como todo tipo de herramientas de uso cotidiano que puedan resultar peligrosas, como puede ser una batidora, cerillas, encendedores, llaves del coche, productos tóxicos. De este modo evitemos que la persona pueda causarse daños, durante su estado de demencia. Lo más recomendable es que estas personas no vivan solas, siempre acompañadas de una persona, que pueda ofrecerte toda la ayuda que necesita o bien que estén internas en un centro especializado.
  • Fijar la lámpara de la mesilla para que pueda encenderla y apagarla sin que la tire involuntariamente o que le caiga encima
  • Instalar un piloto de luz que permanezca encendido toda la noche, por si tiene que despertarse para ir al lavabo, sin que se pierda o se de algún golpe
  • Colocar la cama de una manera en la que el paciente pueda subir y bajar sin molestias y por ambos lados
  • En cuanto a la ropa, es importante que tenga al alcance de la mano aquella ropa que sea más cómoda para él, adaptada a la época del año que estamos viviendo, que sea fácil de quitar y de poner (con cierres de velcro, polos cerrados, zapatos sin cordones, medias sin talón…) Puedes utilizar imágenes para colocar delante de los cajones, con los que identificará más fácilmente qué hay en el interior. Es importante la información visual y la practicidad en cada una de sus rutinas.
  • Según la fase que esté pasando el paciente también le ayudará marcar, en el suelo o la pared, el recorrido hasta el baño, la cocina, el dormitorio…
  • Marcar los días en el calendario
  • Evitar los ruidos fuertes
  • Colocar un reloj grande que se vea con facilidad
  • Poner una pizarra en la pared, que siempre esté en el mismo sitio, con mensajes de una o dos tareas que quiera hacer en ese día, etc.

Para la seguridad de estas personas es más que necesaria la ayuda de un profesional, como nuestros cuidadores de personas mayores con Alzheimer en Sabadell, ya que es la manera de que esa persona pueda seguir viviendo en su casa con total seguridad y con todas las atenciones y cuidado asistencial que necesita en todo momento.

¿Cómo cuidar de nuestros mayores durante el confinamiento?

La pandemia mundial del coronavirus está provocando muchas situaciones nuevas y, en ocasiones, bastante complicadas para llevar a cabo una vida normal. Las personas de la tercera edad son quienes lo tienen más complicado, ya que este es uno de los sectores más afectados porque muchas de estas personas necesitan de una ayuda externa y especializada, para llevar su día a día con normalidad, pero también son la parte que corre más riesgo si se contagian del virus. Si nos referimos al cuidado de personas mayores es importante que se tomen las medidas de seguridad necesarias, para que estas personas puedan obtener la ayuda esencial que necesitan, para poder llevar su vida con normalidad.

En España, más del 20% de la población es mayor de 65 años, lo que representa unos 12 millones de personas, según datos del Instituto Nacional de Estadística. El colectivo de la tercera edad es el que más riesgo de salud corre si se contagia por el coronavirus, por eso es tan importante el cuidado especializado de personas mayores, tanto a domicilio como en residencias o en Hospitales.

Casi el 100% de los fallecidos por este virus tenían más de 60 años y, el 67,2% de los fallecidos tenían más de 80 años. Son cifras que aseguran que los mayores, sobre todo en el caso de que tengan una patología previa, y más si se trata de una afección respiratoria (bronquitis, asma, neumonía…) o bien otras enfermedades como inmunodeficiencias, deben extremar al máximo la precaución para evitar el contagio.

Buenas medidas de prevención

Como especialistas en el cuidado de personas mayores queremos dar algunos consejos y buenas prácticas, para que las personas de la tercera edad puedan mantener la calma y cuidarse de la mejor manera posible, siempre teniendo en cuenta que la mayor protección es no salir de casa, si no es indispensable.

  • Extremar las medidas higiénicas, lavándose las manos con agua y jabón desinfectante y limpiar la casa, sobre todo las superficies con las que tengan más contacto
  • Seguir una alimentación saludable e hidratarse bien
  • Moverse, aunque sea por casa o por el patio, para no deteriorarse
  • Tomar el sol siempre que puedan, para absorber la máxima vitamina D que les conceda el día
  • Procurar entretenerse con actividades que les diviertan o les permitan relajarse, como puede ser leer, escribir, pintar, coser, bricolaje, yoga…

Y, sobre todo, no te olvides de mantener contacto con ellos, ya que será un motivo de alegría y de mantener un buen estado de salud.

Como especialistas en el cuidado de personas mayores, estamos seguros de que con estos consejos nuestros mayores podrán vivir más tranquilos y más seguros en sus casas.

¿Cómo debemos cuidar de las personas mayores con Alzheimer?

El rol del cuidador de las personas mayores con Alzheimer es muy importante para la vida del paciente, ya que requiere de una persona con experiencia, que sepa cómo afrontar esta situación con la máxima paciencia, dedicación y entrega.

El rol del cuidador

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que comporta una pérdida de memoria, problemas de comportamiento, cambios de humor y pensamiento y la cual sufren unas 600 mil personas en España. Se presenta como un tipo de demencia degenerativa y progresiva, que necesita de cuidados especiales y de un cuidador de las personas mayores con Alzheimer altamente capacitado y especializado, que le proporcione un cuidado asistencial adecuado y eficiente.

Debemos ser conscientes que con el Alzheimer las necesidades del paciente van cambiando y, por ese motivo, el cuidador deberá ir adaptándose a la nueva situación y estar preparado para lo que convenga en cada situación. Lo importante es mantener la actitud del paciente en un estado positivo y ayudarle a sentirse bien, porque si no podría desencadenar, fácilmente, una depresión.

Jugarán un papel fundamental la actitud positiva, el entendimiento, la comprensión y la empatía por parte del cuidador de personas mayores con esta demencia, para que el proceso sea lo más llevadero posible. El cuidador puede ayudar al paciente en muchos ámbitos, como por ejemplo bañarse, peinarse, comer, tomar sus medicinar, moverse… Para ello es importante instalar rutinas y tener una planificación durante el día a día, para crear el mayor estado de normalidad posible, sin alterarse y teniendo la mayor paciencia posible.

El Alzheimer disminuye las habilidades de las personas para poder comunicarse, de modo que será importante que el cuidador pueda tener la máxima empatía con el paciente y entender bien sus gestos, miradas, hablar con sus familiares, etc. Con el tiempo, la comunicación quedará atrás y será muy importante la comunicación no verbal.

Otro problema que se desencadenará con el tiempo y que va relacionado con el anterior es que los pacientes tienen dificultades para comunicar sus emociones, sentimientos y pensamientos, así como para comprender a los demás. Es importante que el cuidador de personas mayores con Alzheimer sepa comprender al paciente y pueda ayudarle lo máximo posible en este aspecto.

También es importante que la familia pueda facilitarle información de los gustos o preferencias del paciente, porque esto podrá ayudarle a sentirle bien en sus momentos de lucidez, como puede ser canciones preferidas, fotos de familiares, tomar el sol, su comida preferida, etc.

Para estos momentos, toda la información relacionada con el paciente puede ser una gran herramienta de comunicación y comprensión para el cuidador de personas mayores con Alzheimer.

¡Para conocer más detalles de este y de otros servicios, te esperamos en nuestra página web!

¿Qué ventajas tiene disponer de una cuidadora de ancianos profesional?

Hoy queremos hablarte de los beneficios que puede obtener una persona mayor al contratar los servicios profesionales de una cuidadora de ancianos a domicilio, ya que como especialistas en el cuidado asistencial de personas de la tercera edad podemos asegurarte que ofrece grandes ventajas en la vida de estas personas y es de gran ayuda, también, para sus familiares.

Todo son ventajas

  • Una ayuda adaptada a sus necesidades. Hay muchas personas que al llegar a la tercera edad no tiene apenas autonomía, se ven impedidos para llevar una vida normal, son personas dependientes o con movilidad reducida o simplemente requieren de un apoyo extra, para sentirse más seguras y acompañadas. Una cuidadora de ancianos profesional le permite avanzar en sus tareas domésticas, realizar las gestiones pertinentes, le acompaña en su día a día, le ayuda con su higiene personal o realizar acciones de movilidad más complejas, etc.
  • Mantiene la comodidad del hogar. El hecho de que la cuidadora de ancianos profesional haga su trabajo a domicilio, permite que el anciano o anciana pueda mantener la estabilidad de su día a día dentro de su hogar y esto genera una gran comodidad, tanto para el anciano como para la familia, que puede seguir visitándole y acercándose a verle de una forma mucho más cómoda.
  • Atención de máxima calidad a un precio asequible. En HPS te ofrecemos muchas posibilidades para disfrutar de la atención profesional de una cuidadora de ancianos a domicilio, desde una contratación por horas a una contratación de 24 horas de servicio. Nos adaptamos a las necesidades de cada persona y son precios asequibles, teniendo en cuenta todos los beneficios que van a obtenerse.
  • Una atención personalizada. El hecho de que una cuidadora de ancianos sea seleccionada específicamente para cubrir las necesidades de una persona de la tercera edad, también puede entenderse como un servicio de atención personalizada, para asegurarse de que cuenta con todo lo que necesita y facilitándole su día a día para que obtengan el mayor bienestar posible.
  • Sube el ánimo de la persona mayor. El hecho de tener la visita frecuente de una persona que les ayuda, hace que se sientan más acompañados y más alegres, para desarrollar sus actividades habituales y para no sentirse solos.
  • Creación de rutinas. La cuidadora de ancianos profesional ayuda a fomentar buenos hábitos, invita a salir al aire libre siempre que sea posible o a implantar horarios y rutinas, ya que es algo muy positivo para las personas de la tercera edad, para mantenerse activos e independientes.
  • Limpieza en el hogar. Contar con la ayuda de una persona que además de cuidar a los mayores mantiene la casa limpia y ordenada, permite que esa persona se sienta mejor, más tranquila y más cómoda en su propio hogar. Sobre todo, para aquellas personas que no pueden moverse con normalidad y que pasan largos ratos dentro de casa.

Para más información sobre nuestros servicios, no dudes en visitar nuestra página web.

¿Es cierto que el estrés acelera el envejecimiento?

El estrés es perjudicial para nuestro organismo. Nos aporta nervios, dolores de cabeza, dolores de barriga, ansiedad, desequilibrios hormonales y emocionales, etc. Todas estas consecuencias negativas sumadas a muchas otras que nos quedan por mencionar, hacen que aceleremos el envejecimiento, porque dicho claramente el estrés nos “desgasta antes de tiempo”. En HPS nuestro trabajo es cuidar a ancianos y sabemos que el estrés no aporta nada bueno, ni en la tercera edad ni en la juventud. Por eso hoy queremos explicarte porqué es importante no estresarse y saber cómo combatir el envejecimiento prematuro. Nos dedicamos a cuidar a ancianos y podemos asegurarte que las personas que saben gestionar el estrés se mantienen mucho más sanas que las que no lo hacen, de modo que es importante prestar atención a este aspecto.

¿Qué hábitos saludables podemos hacer para prevenir el envejecimiento por estrés?

  • Alimentación rica en hoja verde y fibra, cereales integrales, grasas saludables, carnes blancas y pescado.
  • Realizar ejercicio físico cada día y, a ser posible, en el exterior para hacer actividad al mismo tiempo que despejamos nuestra mente mirando el entorno y respiramos aire puro
  • Descansar bien por la noche, durante al menos 7 horas, para que la mente descanse y el cuerpo también. Si tienes problemas para conciliar el sueño prueba a huir de las pantallas dos horas antes de irte a dormir y ponte a meditar, hazte un baño o ponte a leer, verás como empiezas a dormir mejor. Siempre puedes ayudarte de soluciones naturales como la valeriana o la tila.
  • Sentirnos vivos y querernos más. A veces somos nuestros peores enemigos y nos hablamos de malas maneras a nosotros mismos y eso también afecta a un envejecimiento prematuro. Es primordial que nos queramos más y creamos en nosotros, para sentirnos seguros y fuertes ante la vida.
  • Actitud positiva. Siempre habrá adversidades pero nuestra actitud puede ayudarnos a superar prácticamente todas ellas, porque nos permitirá hacer pasos hacia adelante y a ver el vaso medio lleno, siempre.
  • Gestionar bien el tiempo que tenemos, organizando prioridades reales y no perder el tiempo en cosas que no nos aportan nada en absoluto.
  • Solucionar temas pendientes. El hecho de encallar problemas o tareas pendientes que nunca se realizan solo crea estrés y frustración. Ordena tus prioridades y ves zanjando temas.
  • Cuida tus relaciones sociales y nútrete de ellas como ellas lo hacen de ti. Tener amigos y confidentes con los que pasar buenos momentos, conversar, reír o llorar nos libera muchísimo y nos hace sentir bien y queridos.

Si lo que te estresa es que tienes a cargo un familiar, pero no puedes abarcar todo el cuidado que necesita, te aconsejamos contactar con una empresa especializada en cuidar a ancianos como hacemos en HPS. Contamos con una larga y experimentada trayectoria en este sector y el hecho de cuidar a ancianos nos hace sentir bien y lo hacemos de forma vocacional desde hace muchos años, porque sabemos que estamos ayudándolos en su día a día y  que podemos mejorar su calidad de vida de una forma eficiente y profesional.

¿Cómo pueden reducirse los niveles de colesterol?

El colesterol es necesario para nuestro organismo, ya que lo necesitamos para producir hormonas o vitamina D, pero en unos baremos adecuados porque en exceso puede generarnos consecuencias muy negativas. Como especialistas en el servicio doméstico para la tercera edad podemos asegurarte que un exceso de colesterol, puede dar paso a enfermedades en las arterias, dando lugar a anginas de pecho o infartos, de modo que es imprescindible controlar los niveles de colesterol y saber cómo combatirlo.

Diferencias entre colesterol bueno y colesterol malo

Como empresa de servicio doméstico para la tercera edad queremos que sepas diferenciar entre el colesterol malo, el cual se aloja en todas las arterias y puede causar enfermedades cardiovasculares, cerebrales o anginas de pecho, por ejemplo. Y el colesterol bueno, en cambio, se ocupa de eliminar el colesterol malo y lo transporta al hígado para que éste lo procese y lo elimine. Para aumentar el colesterol bueno es importante utilizar productos, siempre con moderación, como el aceite de oliva, los frutos secos, el aguacate, el aceite de coco virgen extra (la opción que es para consumo y no para cosmética), frutas, verduras, legumbres y pescados.

Pautas para reducir el colesterol

Como especialistas en el servicio doméstico para la tercera edad, en este artículo te presentamos diversas maneras de controlar el colesterol y mantenerlo a raya, para que puedas disfrutar de una vejez saludable.

  • Hacer ejercicio físico es una de las mejores maneras de evitar enfermedades cardiovasculares, porque hacemos trabajar al corazón con actividades como dar un buen paseo matutino, ir en bici, hacer natación y todas aquellas actividades que se adapten a nuestras capacidades físicas
  • Mantenerse activo y rechazar un estilo de vida sedentario será primordial para que el colesterol no suba y nos sintamos más ligeros y menos adoloridos.
  • Reducir o eliminar el alcohol, las grasas trans y los azúcares de nuestra dieta será un paso de gigante para la lucha contra el colesterol malo. Si no lo hacemos, se dispararán los niveles del colesterol
  • Aumenta el consumo de alimentos saludables, como las frutas y verduras frescas, avena, alimentos ricos en omega 3, etc.
  • Si eres fumador, es el momento de dejarlo, porque reducirás la posibilidad de padecer una enfermedad cardíaca.

¿Qué es lo que causa el colesterol alto?

  • Obesidad
  • Vida sedentaria
  • Predisposición genética
  • Fumar
  • Beber
  • Bebidas azucaradas
  • Bollería industrial

Y muchas otras que nos dejamos, porque la lista puede ser infinita. Lo importante es que te dispongas a disfrutar de una vida saludable y de darle al cuerpo el ejercicio y la alimentación que necesita, para sentirte bien y evitar riesgos innecesarios. Desde tu empresa de servicio doméstico para la tercera edad, te proponemos disfrutar de un servicio especializado realizado por una de nuestras empleadas del hogar, para que cualquier persona mayor que lo necesite pueda disponer de una ayuda extra en su día a día y retomar una calidad de vida, que le permita disfrutar de un mayor bienestar y de un mejor estado de salud.

Formas naturales de disfrutar de un sueño reparador en la tercera edad

Como especialistas en el cuidado de personas mayores, podemos asegurarte que la calidad del sueño puede disminuir cuando llegamos a la tercera edad, ya que en muchos casos se produce un déficit de melatonina, la sustancia encargada de regularizar los ciclos de sueño y de vigilia. Cuando el cuerpo presenta una falta de esta sustancia, no descansamos bien y se produce un cansancio excesivo y otros problemas como el sueño diurno, el cansancio, la fatiga o la falta de concentración.

Pautas y rutinas

Existen diversos hábitos saludables y remedios naturales para aumentar la calidad del sueño y como expertos en el cuidado de personas mayores queremos decirte cuáles son:

  • Incluir en la cena alimentos ricos en melatonina como las nueces (de 4 a 6 al día), plátano, cerezas, arroz integral, avena o maíz dulce.
  • Otra gran ayuda es la no exposición a cualquier tipo de pantalla con luz intensa unas dos horas antes de ir a dormir, ya que puede activar la mente y hacer que aún cueste más conciliar el sueño
  • Adoptar hábitos relajantes antes de ir a dormir, para ir avisando al cuerpo y a la mente de que se acerca el momento de descansar. (hacer una infusión o leche caliente antes de ir a dormir, ducharnos o bañarnos, meditar, poner música relajante, leer…
  • En el cuidado de personas mayores hemos podido ver la importancia de preparar correctamente el dormitorio, para que sea una estancia que invite al descanso. Es necesaria una buena ventilación, que sea una habitación que pueda quedarse en absoluta oscuridad, que no hayan elementos que activen demasiado la mente, que esté pintada con colores neutros o suaves, que invite a quedarse y a descansar con la máxima paz posible.
  • Tener una iluminación que pueda regularse, para encontrar el equilibrio perfecto según nuestras necesidades. Una bombilla que emita una luz muy potente durante la noche no ayuda a ir relajando la vista. Es mejor optar por opciones más tenues para el comedor o el dormitorio o bien aquellas que puedan ir regulando la intensidad.
  • Como especialistas en el cuidado de personas mayores, sabemos que instaurar rutinas y horarios también es una de las claves para obtener un mejor descanso, ya que el cuerpo sabe qué viene a continuación y nuestra mente y nuestro cuerpo se prepara para recibir el descanso. Si cada día nos despertamos o nos vamos a dormir a una hora, nos desestabilizamos y el cuerpo no encuentra tan fácilmente el equilibrio.

Con estas técnicas conseguirás que tus mayores puedan tener una mayor calidad de vida, ya que disfrutarán de un descanso reparador, que les permita recuperar fuerzas y sentir una mayor recuperación física y mental cuando se levanten. Si necesitas un servicio especializado en el cuidado de personas mayores, no dudes en llamarnos.

¿Cómo debe ser un cuidador de personas mayores?

Un cuidador de personas mayores debe ser alguien especial, alguien que sea realmente consciente de las necesidades especiales que pueden necesitar las personas de la tercera edad.

Un cuidador de personas mayores debe saber que además de ayudar a estas personas a tareas físicas o de movilidad, es igual o más importante prestar atención al acompañamiento, al trato empático y humano y a sentirse autónomo.

10 reglas básicas

  • Es una profesion vocacional, sin duda, ya que debes contar con una serie de cualidades innatas para relacionarte con los demás, atenderles de forma empática, tener paciencia, etc.
  • Ser una persona empática, para saber ponerse en el lugar de la persona mayor a la que estamos atendiendo, tratándola con normalidad y respeto. Sabiendo que se encuentra en una situación más frágil o delicada. Es imprescindible mostrar el lado más humano poniendo la atención en la situación de vulnerabilidad que está viviendo, pero rompiendo la distancia para conseguir un trato cercano y familiar.
  • Ser una persona servicial y resiliente, estando disponibles cuando la persona mayor lo necesite, sean cuidado físicos o necesidades de escucha o conversación. Es muy importante ser generoso y estar siempre con una actitud positiva.
  • Ser paciente; La paciencia es imprescindible en estos casos, para no volvernos demasiado exigentes y entender la situación de cada persona. Junto con la tolerancia y la comprensión, la paciencia es una de las cualidades más importantes para resolver con eficacia cualquier tipo de conflicto que pueda ocasionarse.
  • Tener inteligencia emocional: Si el cuidador es psicológicamente estable y sabe gestionar las emociones, podrá ser un gran cuidador porque sabrá mantener la calma en cualquier situación y eso siempre es positivo para ambas partes, para afrontar cualquier situación con la mayor entereza posible.
  • Saber comunicarse. El cuidador de personas mayores tiene que saber comunicarse con el anciano, sabiendo cómo dirigirse a él y escuchándole activamente. La comunicación y la observación de las personas de la tercera edad nos pueden ayudar a identificar síntomas de algunas patologías como puede ser la depresión, la demencia, etc.
  • Buen estado físico; Si el cuidado tienen un buen fondo físico hará ciertas tareas con mayor destreza y la persona mayor también se sentirá más segura.
  • Transmitir energía positiva; Ser positivo y generar buen humor es igual o más importante que ayudarle en sus tareas diarias. Le permitirás ser más feliz y sentirse más vivo
  • Fomentar el envejecimiento activo. Si el cuidador promueve la autonomía del anciano, el movimiento y le anima a hacer manualidades o practicar aficiones que le gustan, salir a caminar o a tomar el sol, la persona mejorará su bienestar y su calidad de vida.
  • Ser flexible. Es posible que las necesidades especiales de la persona vayan cambiando y necesitará que el cuidador se vaya adaptando a las nuevas situaciones.

Si te interesa encontrar un cuidador de personas mayores capacitado con todas estas cualidades no dudes en llamarnos, en HPS llevamos muchos años dedicándonos al cuidado asistencial de personas de la tercera edad.