Beneficios del yoga en la tercera edad

Una cuidadora de ancianos que comparte muchas horas al lado de una persona mayor sabe qué tipo de prácticas pueden ayudar a estas personas para conseguir una mayor calidad de vida y, sin duda, el ejercicio físico es una de ellas. En nuestro servicio doméstico, la cuidadora de ancianos procura ayudar al paciente en todo lo posible en cuanto a tareas domésticas, pero también en recomendar buenos hábitos, fomentar la autonomía de la persona, acompañarla y todos aquellos aspectos que pueden beneficiar, y mucho, en la calidad de vida de esa persona.

Hoy queremos hablarte del yoga y de los beneficios físicos, mentales y emocionales que puede proporcionar a las personas de la tercera edad, para que consigan vivir el envejecimiento de la mejor manera posible y sintiéndose en harmonía y paz con su cuerpo y con su mente, siempre adaptando los ejercicios a sus capacidades físicas.

Se ha demostrado científicamente que el yoga puede mitigar muchos problemas que aparecen durante el envejecimiento como la artritis, el insomnio, las enfermedades cardiovasculares, problemas de salud mental, la ansiedad, la depresión…

Beneficios físicos

  • Ayuda a aumentar la flexibilidad y eso es imprescindible para las personas mayores, las cuales van perdiendo cada vez más movilidad y flexibilidad y si no se mueven cada día, su musculatura se va atrofiando. El yoga consigue aumentar la flexibilidad de las articulaciones gracias a efectivos ejercicios de estiramientos.
  • Mejora el equilibrio; Las personas de la tercera edad que practican yoga tienen mejor equilibrio que las que no lo practican y esto se traduce en una mejor salud, ya que es menos probable que sufra caídas y que se fracture algún hueso.
  • Mantiene la masa muscular; El hacer este tipo de deportes permite mantener la forma y la masa del músculo, el cual necesita de este refuerzo para no quedar flácido y perder masa.
  • Mejora el funcionamiento del sistema respiratorio, porque enseña a respirar correctamente y de forma más consciente, permitiendo una mayor relajación, alivia algunas enfermedades respiratorias y crea un proceso de oxigenación más positivo y saludable.
  • Se obtiene una mejor corrección postural que permite mejorar el bienestar de la persona.

Beneficios psíquicos y emocionales

  • La práctica regular de yoga permite mejorar la memoria en las personas mayores y minimiza los problemas cognitivos y emocionales.
  • Mejora el estado de ánimo, tan importante en la tercera edad, gracias al aumento de la serotonina.
  • Reduce el estrés, gracias a los estiramientos, las respiraciones y la relajación corporal y mental.
  • Mejora la calidad del sueño, ya que la producción de la serotonina también sirve para aumentar la melatonina.
  • También ayuda a concentrarse y relajarse con más facilidad, porque el cuerpo y la mente están en harmonía.

Si además de hacer yoga quieres contar con la ayuda profesional en casa de una cuidadora de ancianos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Podremos elegir la mejor cuidadora de ancianos para hacer de tu envejecimiento una nueva y positiva etapa de tu vida.